Master Genética y Reproducción
Salud y Felicidad

Todo lo que necesitas saber sobre Fertilidad e infertilidad, Salud reproductiva, Tratamientos de Reproducción Asistida,...

Premio Mejor Institución Sanitaria

Premio Mejor Institución Sanitaria Ginefiv recibe de la Ministra de Sanidad el premio a la Mejor Institución Sanitaria
Edimsa lo concede por primera vez  a una clínica de reproducción asistida.

Dra. Estefanía Moreno
Ginecóloga en Ginefiv

Congelación de óvulos: ¿quieres preservar tu fertilidad?

Categoría: Sin categoría
 
11 julio, 2017

vitrificación de óvulosLa vitrificación de óvulos es una de las técnicas de preservación de la fertilidad que permite retrasar la capacidad reproductiva de una mujer el tiempo que se desee.

Los objetivos vitales de las mujeres han cambiado significativamente en las últimas décadas. Actualmente la maternidad es concebida por muchas mujeres en edad reproductiva como algo deseable, pero que puede o debe posponerse frente a otras prioridades tales como su desarrollo personal o profesional.

Como consecuencia de ello,  la búsqueda del primer embarazo tiende a retrasarse, cuando hay un descenso de la fertilidad debido a la pérdida de la calidad por el envejecimiento de los óvulos.

La preservación de la fertilidad como elección

La vitrificación de óvulos permite conservar los ovocitos con la misma calidad que tienen a la edad de congelarlos y sus características permanecen intactas independientemente del tiempo que transcurra. Es por esta razón, que para muchas mujeres congelar óvulos es una alternativa ante la decisión de precipitar la búsqueda de familia o asumir el riesgo de no tener hijos.

Esta técnica es también una herramienta que debe ofrecerse a mujeres que no han cumplido aún sus deseos reproductivos y que van a ser sometidas a un tratamiento oncológico. Este tipo de tratamientos tiene efectos negativos sobre el ovario y por tanto sobre la fertilidad futura. La vitrificación de óvulos debe plantearse también desde las consultas de ginecología a mujeres que padecen endometriosis ya que por las características de esta enfermedad pueden requerir múltiples cirugías sobre el ovario.

¿A qué edad es mejor congelar óvulos?

No existe un límite de edad para congelar óvulos. No obstante, se requiere tener una buena reserva ovárica y una calidad ovocitaria suficiente  para que la vitrificación de óvulos nos ofrezca garantías.

Por este motivo, los mejores resultados se obtienen en las pacientes más jóvenes.

Se debe reseñar que el hecho de vitrificar óvulos no reduce la fertilidad futura ni impide que se pueda lograr la gestación de forma natural.

¿En qué consiste la congelación de óvulos?

La congelación de óvulos es un proceso sencillo que consiste en tres pasos bien diferenciados.

El primero consiste en la estimulación del ovario, de forma que se desarrollen múltiples folículos con un tratamiento hormonal de administración subcutánea durante aproximadamente diez días de duración y con controles ecográficos que comprobarán el crecimiento multifolicular del ovario durante estos días.

En segundo lugar, la extracción de los ovocitos de manera ecoguiada y por vía vaginal bajo sedación, en un proceso denominado punción folicular. La extracción de los óvulos se realiza en un tiempo aproximado de cinco a diez minutos. Y por último, tras la extracción de los óvulos en el quirófano, éstos son trasladados al laboratorio de FIV, donde los biólogos proceden a la congelación de los óvulos.

La vitrificación es el proceso que permite una congelación a velocidades ultrarrápidas con unas sustancias crioprotectoras que impiden que las bajas temperaturas puedan dañar la célula, y sumergirlo en nitrógeno líquido.

La recuperación de las pacientes tras la punción folicular es inmejorable y una hora después de la intervención son dadas de alta en la clínica. Ese día se recomienda a la paciente un reposo físico relativo durante 24 horas.

De la vitrificación a la fecundación

Cuando las mujeres deseen utilizar los ovocitos vitrificados, éstos serán fecundados realizando una FIV o una microinyección con el semen de la pareja o bien de un donante  generando embriones que serán transferidos a la paciente a la que se le habrá realizado una preparación  endometrial previa para favorecer la implantación embrionaria.

Los niños nacidos tras realizar un tratamiento de fecundación in vitro con óvulos congelados no presentan diferencias con los niños nacidos de tratamientos de reproducción asistida en los que no se ha recurrido a la vitrificación de óvulos, por lo tanto la congelación de los ovocitos no supone ningún problema para el futuro del bebe.

 

Deja tu comentario