Todo Sobre Fertilidad

Esterilidad e infertilidad: "Estrés e infertilidad"

El estrés es un factor al que cada día se le está concediendo más importancia en la lucha contra los problemas de esterilidad e infertilidad, de hecho, se está poniendo cada día más énfasis en estudiar los efectos fisiológicos del estrés y el papel que estos efectos pueden desempeñar en el proceso reproductivo.

Si bien es cierto que hoy sigue siendo un misterio la relación exacta entre el estrés y la fertilidad, el impacto que este ejerce en la fertilidad es imposible de ignorar a la luz de multitud de estudios, publicados en las revistas científicas más importantes en materia reproductiva, que demuestran cómo el estrés afecta de manera significativa reduciendo la probabilidad de que una mujer pueda quedarse embarazada de manera natural, e incluso cuando la misma recurre a técnicas de reproducción asistida.

¿Puede el estrés causar problemas reproductivos?

Estrés en la mujer
  • El estrés en la mujer: La realidad es que el estrés puede causar una serie de reacciones en una mujer, y otra serie de reacciones en otras, por lo que en última instancia la forma en cómo o por qué el estrés afecta la fertilidad puede ser muy individual.

    Biológicamente, debido a que el hipotálamo regula tanto las respuestas al estrés, como las hormonas sexuales, es fácil comprender que el estrés puede causar infertilidad en algunas mujeres. El estrés excesivo puede incluso llevar a la supresión del ciclo menstrual, algo que se observa con frecuencia en corredoras de maratón femenino, que desarrollan la "amenorrea del corredor". En los casos menos graves, puede causar anovulación, o ciclos menstruales irregulares. Cuando la glándula pituitaria se activa por el estrés, también produce mayores cantidades de prolactina, y niveles elevados de prolactina puede provocar la ovulación irregular.

    Dado que el aparato reproductor femenino contiene receptores de catecolamina en respuesta al estrés pueden afectar a la fertilidad, al interferir con el transporte del óvulo y los espermatozoides a través de la trompa de Falopio o alterando el flujo sanguíneo uterino.

    Sin embargo, aún no comprendemos completamente los complejos procesos que pueden estar en juego en la relación entre el estrés y su influencia en el sistema reproductivo.
Estrés en el hombre
  • El estrés en el hombre: El estrés también puede reducir la cantidad y calidad de espermatozoides. El estudio más famoso a este respecto fue el realizado en Alemania a presos condenados a muerte (y obviamente bajo un estrés extremo) a los que se les practicaron biopsias testiculares. Dicho estudio reveló la detención espermatogenético completa en todos los casos.
    Las investigaciones también han mostrado mucho menor volumen de semen y la concentración de espermatozoides en un grupo de estrés crónico y esto se atribuye a bajas concentraciones de LH y la testosterona. Sin embargo, la relevancia de estos hallazgos de investigación están en la práctica clínica todavía por determinar.
  • Otros efectos: Además de estos efectos directos, el estrés también puede suprimir la libido, o ser la causa de la disfunción eréctil, dando como resultado una reducción en la frecuencia de relaciones sexuales, que a su vez también podría reducir la fertilidad. Por otro lado, en muchas ocasiones y en respuesta al estrés la mujer comienzan a comer en exceso lo que conlleva a que aumente el número de células de la grasa, perturbando el equilibrio hormonal y afectando de esta manera a la fertilidad.

Los tratamientos de infertilidad y el estrés

La investigación ha demostrado que las mujeres sometidas a tratamiento por infertilidad tienen un nivel de "estrés" similar, y con frecuencia más alto, que el de las mujeres que se enfrentan a enfermedades mortales como el cáncer o enfermedades del corazón.

El estrés y la infertilidad a menudo tienen una relación circular, en la que el uno agrava al otro, creando un círculo vicioso. Las parejas infértiles, que están bajo estrés a causa de su infertilidad, comienzan por culparse a ellos mismos por su infertilidad. Esto aumenta sus niveles de estrés y agrava aún más el problema.

¿Qué hacer?

"Dios, concédeme la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, valor para cambiar las cosas que puedo cambiar y la sabiduría para conocer la diferencia"

Es muy importante diferenciar entre el estrés interno y externo o lo que es lo mismo, diferenciar entre aquellos factores generadores de estrés que podemos controlar de los que no podemos. El estrés interno surge cuando no somos capaces de lograr las metas establecidas por uno mismo mientras que la tensión externa es creada por familiares, amigos, trabajo.... Existen algunos factores generadores de estrés sobre los que no se puede hacer nada al respecto -por ejemplo, la frustración que siente una mujer cuando le comienza la regla. Sin embargo, hay muchos otros que usted puede controlar. Recuerde que no existen métodos universales para controlar el estrés, lo que funciona para unas personas no necesariamente funcionan para otras. En Ginefiv siempre podrá contar con la ayuda de un psicólogo si usted lo necesita.

Por otro lado, algunas investigaciones en esta área muestran que, para muchas mujeres, la acupuntura podría ser de ayuda. En estudios realizados, las mujeres inscritas en un programa de infertilidad se sometieron a tratamientos de acupuntura, justo antes y justo después de una transferencia de embriones en el útero. El resultado fue que las mujeres que fueron tratadas con acupuntura, tuvieron una tasa significativamente mayor de embarazo - 42,5% en comparación con el 26,3% en el grupo de no tener la acupuntura.

Abortos de repetición >>

Comparte este contenido: