Todo Sobre Fertilidad

Esterilidad e infertilidad: 'El peso y la infertilidad'

El peso corporal tiene importantes implicaciones en las posibilidades reproductivas de una pareja. Un cambio drástico en el peso corporal normal, ya sea por aumento o por pérdida de peso, puede causar infertilidad tanto en los hombres como en las mujeres e incluso reducir las posibilidades de éxito de los tratamientos de reproducción asistida. Se ha llegado incluso a sugerir que el 12% de la infertilidad primaria es consecuencia de problemas de peso.

La grasa corporal ejerce un efecto en la producción de la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH) que es esencial tanto para la ovulación regular en las mujeres, como en la producción espermática en los hombres. Específicamente, la GnRH activa la secreción de la hormona luteinizante (LH) y de la hormona folículo estimulante (FSH), ambas esenciales para el desarrollo de óvulos y espermatozoides.

¿Qué es el Índice de Masa Corporal (IMC)?

Para hablar de peso ideal, obesidad o bajo peso debemos hablar del índice de masa corporal (IMC). El índice de masa corporal (IMC) es una medida de asociación entre el peso y la talla de un individuo. Se calcula según una sencilla fórmula matemática: Peso (en kilogramos) dividido por la altura (en metros) al cuadrado. Un IMC entre 18 y 25 se puede considerar una relación peso y talla idónea o normal.


Obesidad

La obesidad

  • A.) En las mujeres: existen innumerables trastornos comunes relacionados con la obesidad en las mujeres, que podrían interferir negativamente tanto para lograr un embarazo (de manera natural o con la ayuda de técnicas de reproducción asistida), como para llevarlo a término. Entre los principales trastornos relacionados con la obesidad y que afectan a la fertilidad nos encontramos con:
    • Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP): es una de las mayores causas de anovulación y por consiguiente de esterilidad. Para que se pueda diagnosticar SOP de manera precisa, las mujeres deberán presentar -al menos- dos de los siguientes síntomas:
      • Menstruación irregular
      • Ovarios agrandados y de mayor tamaño, con presencia de múltiples folículos de pequeño tamaño a nivel ecográfico
      • Exceso de andrógenos

      Debido a los altos niveles de insulina en sangre; los ovarios liberarán demasiadas hormonas androgénicas y esto podría llegar a provocar un exceso en el crecimiento del vello facial, aumento de peso e infertilidad. Las mujeres que padecen SOP cuentan con mayores riesgos de desarrollar diabetes y de sufrir enfermedades cardíacas.

      El hecho de perder peso podría ser muy beneficioso para curar en parte este desorden o trastorno, aunque no necesariamente deberá perder una cantidad significativa de peso. Una pérdida de tan sólo un 5% de peso corporal podría ser beneficiosa para ayudar a conseguir la gestación.
    • Hipotiroidismo: es un tipo de enfermedad propia de la tiroides, y se caracteriza por una producción hormonal anormal proveniente de la glándula tiroides. Esta enfermedad comúnmente provoca que las personas ganen peso y que posteriormente les sea muy difícil perder el sobrepeso ganado en el pasado. Este trastorno también provoca que sus períodos menstruales se vuelvan irregulares y en ocasiones puede interrumpir e incluso hacer desaparecer la ovulación.
    • Defectos de la fase lútea: los defectos de la fase lútea forman parte de una serie de alteraciones hormonales en el adecuado desarrollo del endometrio, el cual será vital para la implantación embrionaria y por consiguiente para la consecución de un embarazo a termino. Durante la segunda mitad del ciclo menstrual de una mujer, el cuerpo lúteo se encargará de producir progesterona a fin de engrosar el endometrio. Si la fase lútea dura mucho o si -por el contrario- no dura lo suficiente; los niveles de progesterona no serán los adecuados, dando como resultado menstruaciones anormales.
      Cuando una mujer está embarazada, los defectos de la fase lútea podrían llegar a provocar un aborto espontáneo.
    • Exceso de estrógenos: los estrógenos son las hormonas sexuales producidas en las mujeres principalmente por los órganos reproductivos, pero también por otras partes de su organismo, entre las que se pueden incluir: los lipocitos o células grasas. Es por esta causa que las mujeres obesas o excedidas de peso -por lo general- poseerán mayores cantidades de estrógenos en su sistema que las mujeres de peso normal.
      A niveles normales, los estrógenos juegan un rol fundamental en numerosas funciones orgánicas. No obstante, cuando hay exceso de estrógenos en su sistema, el mismo podría atacar su sistema reproductivo hasta llegar a desequilibrarlo, provocando infertilidad. incluso en los casos de las mujeres que se quedan embarazadas, el exceso de estrógenos podría incrementar sus probabilidades de sufrir un aborto espontáneo. Por otro lado hay que tener en cuenta que el peso no es el único factor que traerá como consecuencia la elevación de los niveles de estrógenos.
  • B.) En los hombres: el exceso de peso corporal puede provocar una reducción del recuento espermático o disminuir la actividad espermática. De hecho el exceso de peso puede reducir el recuento y concentración de espermatozoides en una muestra de semen en aproximadamente un 21,6% , y para obesidad mórbida en un 23,9%.

Bajo peso

  • A.) En las mujeres: la pérdida drástica de peso o enfermedades como la anorexia nerviosa pueden influir en la fertilidad de una mujer.

    La producción de GnRH también puede reducirse a causa del bajo peso corporal en las mujeres. En consecuencia, la ovulación puede volverse irregular, incluso interrumpirse. La disminución de los niveles de GnRH también puede afectar la disponibilidad del revestimiento uterino para permitir que el embrión pueda implantarse en él.

    El ejercicio en exceso también puede alterar el equilibrio hormonal, y reducir la fertilidad.
  • B.) En los hombres: el bajo peso corporal puede provocar una reducción más severa aún que la obesidad en el recuento espermático y de la actividad espermática. De hecho un bajo peso puede reducir el recuento y concentración de espermatozoides en una muestra de semen en aproximadamente un 28,1%, y para los que tienen una desnutrición severa esta reducción puede ser del 36,4%

Qué hacer

Retornar de forma sana al peso corporal normal, a menudo revierte los desequilibrios hormonales, normalización que permite restaurar la fertilidad. Además, la pérdida de peso en las personas obesas aumenta las posibilidades de un embarazo exitoso.

Como alternativa, pueden utilizarse medicamentos para aumentar la fertilidad siempre bajo control médico. Sin embargo, controlar el peso es el mejor tratamiento.

Tabaco, drogas, alcohol e infertilidad >>

Comparte este contenido: