TécnicasUnidades de apoyo a la Fertilidad

Unidad de Acupuntura

Magnetic Activated Cell Sorting

La práctica de la acupuntura tiene su origen hace miles de años en China, aunque su práctica no llega a Europa hasta mediados del siglo XVIII y no es hasta 1979 cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) la reconoce como una técnica eficaz para el tratamiento de enfermedades y desórdenes, y desde 2010 cuando la Unesco la considera Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Al igual que esta técnica ha demostrado ser muy beneficiosa para tratar un gran abanico de enfermedades y dolencias, estudios llevados a cabo recientemente han señalado que puede ser beneficiosa para aquellas personas que experimentan problemas de infertilidad. De esta forma, la acupuntura permitiría regular la circulación sanguínea, tanto de los ovarios como del útero, favoreciendo así la implantación del embrión en el útero materno y reduciendo además los niveles de cortisol (una de las hormonas que inhibe el sistema reproductivo).

Este tipo de tratamiento no sólo es una terapia eficaz para incrementar las posibilidades de éxito en un tratamiento de reproducción asistida, sino que también lo es para reducir el estrés que en muchas ocasiones genera la condición de infertilidad y que, como indican muchos estudios, puede influir en la tasa de éxito de los tratamientos.

Por este motivo, Ginefiv creó en 2007 su propia unidad de Acupuntura ofreciendo a sus pacientes un tratamiento absolutamente natural y coadyuvante en los ciclos de reproducción asistida.

¿En que consiste la acupuntura?

La acupuntura consiste en la inserción de finísimas agujas en puntos específicos del cuerpo que se denominan canales o meridianos, con el objetivo de restaurar la salud y el bienestar en el paciente.Las agujas empleadas en la acupuntura son de aproximadamente de 3 a 25 centímetros de largo y son usadas en general en frío, aunque también pueden ser calentadas. Durante la terapia cada aguja se introduce a través de la piel tan sólo 1 a 3 milímetros durante al menos 20 minutos, y pueden ser necesarias varias sesiones para tratar una dolencia.

¿Es una técnica dolorosa?

Las agujas que se emplean en la acupuntura son tan finas que podemos decir que es prácticamente indoloro. No obstante, de vez en cuando se puede sentir un ligero pinchazo o sensación de hormigueo, seguido por una sensación de entumecimiento, distensión o calor, tras lo cual, muchas personas describen una sensación de calma profunda, mientras que otros pueden experimentar una gran energía física.

¿Es una técnica segura?

Una de las grandes ventajas de la acupuntura es la ausencia de efectos secundarios. Todas las agujas son estériles y desechables. La acupuntura no genera ningún tipo de sangrado durante su colocación o extracción y es prácticamente indoloro.

 
Comparte este contenido: