Blog

¿Cómo influye la dieta en la fertilidad?

La dieta influye en la fertilidad. Tanto es así que una mala alimentación puede afectar negativamente tanto a hombres como a mujeres, a la hora de intentar concebir. Y por el contrario, una dieta equilibrada, baja en grasas y rica en ciertos nutrientes ha demostrado ser un gran aliado de la fertilidad.

Comer de manera sana debería ser una constante en cualquier persona que persiga un estilo de vida saludable. Pero cobra aún mayor importancia cuando se está intentando tener un bebé. Por eso, también en estas fechas, te aconsejamos que prestes especial atención a estos consejos alimenticios para asegurar una función reproductiva óptima:

– Incluye en tu dieta una variedad de alimentos de todos los grupos, siempre bajos en grasa pero de alto valor nutricional. Así que asegurarás una ingesta adecuada de las vitaminas y minerales necesarios.

– Recuerda que “más” no siempre significa “mejor”, y que no hay que excederse. Por ejemplo, una dosis excesivamente elevada de vitaminas o minerales puede hacer que los niveles de fertilidad disminuyan. De la misma manera, una dieta baja en calorías, una deficiencia de nutrientes o tener sobrepeso puede perjudicar la ovulación.

– Di adiós a la cafeína. En las mujeres, diversas investigaciones han demostrado una correlación entre el consumo elevado de esta sustancia y las dificultades para lograr el embarazo. Si dejar el café completamente supone para ti una tarea demasiado difícil, trata de limitar su consumo a 2 tazas por día o piensa en cambiarlo por café descafeinado. No olvides que los refrescos de cola y el chocolate también contienen cafeína.

– Aumenta la ingesta de calcio (presente en el yogur, la leche descremada, el zumo de naranja enriquecido con calcio, el queso, el arroz, el tofu…). En las mujeres será fundamental desde el primer día de embarazo para la formación del feto, y en los hombres se ha demostrado que el consumo diario de 1.000 miligramos de calcio y de 10 microgramos de vitamina D puede mejorar la fertilidad.

– Incorpora el ácido fólico en tus menús (vegetales de hojas verdes, hígado de pollo, hígado de ternera, lentejas, espárragos, papaya, brócoli, huevos duros, germen de trigo…). Las mujeres que no ingieren suficiente ácido fólico tienen una mayor posibilidad de aborto espontáneo y de defectos de nacimiento en el bebé. Es importante tomar suficiente (400 microgramos ó 0,4 miligramos) antes de quedarse embarazada, ya que el feto necesitará ácido fólico desde una etapa temprana para evitar deficiencias en las vainas nerviosas.

– No te olvides de la vitamina C. Comer suficiente fruta y vegetales es importante para la salud general por sus propiedades antioxidantes. Pero además, una deficiencia de vitamina C en la dieta del hombre podría contribuir en la fertilidad espermática reducida.

-Toma alimentos ricos en zinc (carne de vaca, pescado de mar, crustáceos y mariscos, cordero, germen de trigo tostado…). En las mujeres embarazadas con muy bajos niveles de zinc existe un riesgo elevado de abortos.  Y en los hombres, estos bajos niveles pueden reducir el volumen de semen y el nivel de testosterona.

Para cualquier duda relacionada con los hábitos saludables que pueden ayudar a tu fertilidad, no dudes en consultar con tu especialista.

¿Hablamos?

Para conocer precios o cualquier otra duda sobre

reproducción asistida, por favor haz clic en: