Blog

¿Qué es el Fallo Ovárico Precoz?

¿Eres mujer menor de 40 años? ¿Tienes sofocos, cambios de humor, problemas de sueño y se te ha retirado la regla? Entonces puede ser que padezcas menopausia prematura o fallo ovárico precoz, una patología que sucede cuando una mujer deja de ovular antes de la edad en la que normalmente ocurre y que padecen en el mundo 1 de cada 100 mujeres menores de 40 años.

Pero, ¿sabías a qué se debe? Algunos de los factores que pueden causar fallo ovárico precoz son las alteraciones cromosómicas o genéticas, enfermedades autoinmunes (como la diabetes, artritis reumatoide o la disfunción tiroidea), pero también algunas infecciones virales o incluso abusar de ciertos hábitos como el tabaco o el alcohol. Asimismo, someterse a tratamientos con radioterapia o quimioterapia también pueden provocar esta alteración.

Aparte de los síntomas antes descritos, pueden aparecer otros como la disminución del deseo sexual o sequedad vaginal. Sin embargo, el más importante es la retirada de la regla (denominado “amenorrea”) por la falta de estrógenos, lo cual hace que aumente el riesgo de infertilidad. Pero no siempre es así. Cuando esta alteración no es permanente y el ovario presenta cierto grado de actividad intermitente, entre el 5% y 10% de las mujeres consiguen quedarse embarazadas de forma espontánea.

En el caso de que no lo consigas, aún hay esperanza, porque aunque los tratamientos de estimulación de la ovulación no son efectivos cuando hay fallo ovárico precoz, se puede lograr un embarazo mediante la donación de óvulos, una técnica que sustituye los gametos propios por los de una donante joven que cede sus óvulos de forma altruista y anónima.

No obstante, esta patología no sólo puede influir a la hora de concebir un  hijo. La menopausia precoz puede provocar otras afecciones como la osteoporosis, debido al aumento de la fragilidad de los huesos, o enfermedades cardiovasculares, por los niveles reducidos de estrógenos. Por ese motivo, y con el fin de disminuir los efectos que puede provocar, es recomendable hacer ejercicio moderado, seguir una dieta rica en calcio y dejar de  fumar, entre otras. Además, si observas que tienes estos síntomas, acude a un especialista para evaluar tu diagnóstico y ver las posibilidades de someterte a un tratamiento de sustitución hormonal (estrógenos más progesterona).

¿Hablamos?

Para conocer precios o cualquier otra duda sobre

reproducción asistida, por favor haz clic en: