Master Genética y Reproducción
Salud y Felicidad

Todo lo que necesitas saber sobre Fertilidad e infertilidad, Salud reproductiva, Tratamientos de Reproducción Asistida,...

Premio Mejor Institución Sanitaria

Premio Mejor Institución Sanitaria Ginefiv recibe de la Ministra de Sanidad el premio a la Mejor Institución Sanitaria
Edimsa lo concede por primera vez  a una clínica de reproducción asistida.

Cómo diagnosticar la infertilidad masculina IV: el FISH

El FISH (hibridación in situ fluorescente) es una prueba diagnóstica avanzada que se realiza en determinados casos, complementando al seminograma, para el estudio de la infertilidad masculina. Gracias al FISH es posible conocer el número de copias de cada cromosoma para comprobar que los espermatozoides tienen una dotación genética normal.

Las células somáticas (no reproductivas) del cuerpo humano tienen 23 pares de cromosomas, es decir, dos copias de cada cromosoma. Pero los gametos (espermatozoides y óvulos), para ser cromosómicamente normales, deben contener 23 cromosomas, es decir, una única copia de cada cromosoma, ya que la función de los espermatozoides es transportar estos 23 cromosomas hasta los 23 que contiene el óvulo.

El FISH en espermatozoides no sustituye a pruebas como el cariotipo, que aportan diferente información, pero permite estudiar el número de cromosomas que tienen los espermatozoides en una muestra de semen, y conocer si tienen una dotación genética normal o no, evaluando el riesgo de transmisión de estas anomalías a la descendencia.

FISH: ¿Cuándo está indicado?

Diferentes estudios han relacionado los casos de baja calidad seminal con un porcentaje elevado de anomalías cromosómicas en los espermatozoides. Por esta razón es recomendable realizar un FISH en aquellos pacientes con un número bajo de espermatozoides: oligo o teratozoospermia severa. Sin embargo, al mismo tiempo, el principal inconveniente en estos casos es su realización, dado que la baja concentración espermática dificulta la realización de la prueba.

Además de en éste, el FISH está indicado en los siguientes casos:

– Fallos de implantación

– Abortos de repetición

– Embarazo previo con una cromosomopatía.

– Pacientes sometidos a quimio o radioterapia.

El resultado obtenido ayudará a los profesionales a elegir la técnica y tratamiento de reproducción asistida más adecuado en cada caso.

Consulta con tu especialista, las opciones que te ofrece esta técnica.

 

Deja tu comentario