Master Genética y Reproducción
Salud y Felicidad

Todo lo que necesitas saber sobre Fertilidad e infertilidad, Salud reproductiva, Tratamientos de Reproducción Asistida,...

Premio Mejor Institución Sanitaria

Premio Mejor Institución Sanitaria Ginefiv recibe de la Ministra de Sanidad el premio a la Mejor Institución Sanitaria
Edimsa lo concede por primera vez  a una clínica de reproducción asistida.

El deporte y la reproducción asistida

6 octubre, 2011

Todo el mundo sabe que el deporte es muy bueno para salud y que mejora la calidad de vida de las personas que lo practican, ya que previene enfermedades coronarias, elimina grasas, facilita la amplitud respiratoria, mejora el rendimiento físico, la condición cardiovascular y genera bienestar. Sin embargo, si quieres tener un bebé y necesitas someterte a alguna técnica de reproducción asistida, debes adaptar la actividad física al momento en el que te encuentres y seguir siempre los consejos de tu ginecólogo.

Al comienzo del tratamiento lo mejor es que lleves una vida tranquila, ya que se realiza la estimulación ovárica (inducción a la ovulación mediante medicamentos hormonales) y si realizas demasiado ejercicio físico puedes tener molestias abdominales e incluso puede haber riesgo de torsión ovárica, porque los ovarios se vuelven más grandes. Una vez finalizado el tratamiento, debes esperar aproximadamente 15 días para saber si finalmente se ha producido la concepción. Durante ese periodo es mejor evitar darte baños de inmersión, al menos durante 4 ó 5 días, así como practicar deportes que requieran demasiada energía.

Por el contrario, se recomienda (siempre que no lo contraindique el ginecólogo) realizar actividades suaves como caminar, nadar o el yoga, que ayudará a controlar la respiración y es un excelente método de relajación. Estas actividades aumentan el bienestar psicológico reduciendo la ansiedad, la depresión y el insomnio y ayudan a crear hábitos de vida saludables. Cuando el embarazo sale adelante, el deporte no sólo es bueno para la madre, sino también para el bebé. De hecho, está demostrado que aumenta la circulación sanguínea del feto, quien recibe un mayor impulso de oxígeno para su metabolismo.

Durante el puerperio, periodo que comprende desde el final del parto hasta la normalización de los cambios en tu cuerpo que se producen durante el embarazo, es preferible no hacer ningún tipo de actividad física, ya que es el momento en el que el útero vuelve a su tamaño normal. No obstante, puedes comenzar en un período breve de tiempo con la vida deportiva que llevabas antes del embarazo. Si el parto ha sido por cesárea, en mes y medio o dos meses puedes volver a realizar una actividad deportiva normal. Y si el parto ha sido vaginal, al mes o mes y medio del nacimiento del bebé, puedes comenzar a hacer deporte de manera suave y progresiva. Así, después de hacer tu sueño de ser madre realidad, podrás recuperar tus hábitos deportivos.

Deja tu comentario