Blog

DGP, un método que estudia genéticamente los embriones

¿Tienes más de 35 años y estás planteándote tener un bebé? Si la respuesta es sí, seguro que más de una vez has escuchado los riesgos que existen en estos casos. Y es que retrasar la hora de ser madre puede suponer ciertos riesgos y dificultades en tanto en la gestación como durante el parto.

Pero hoy no vamos a hablar de los posibles problemas que puedan surgir, sino de las nuevas soluciones que la tecnología y la ciencia nos ofrecen. Existe en la actualidad una técnica llamada Diagnóstico Genético Preimplantacional (DGP) que examina genéticamente embriones obtenidos a través de Fecundación in Vitro y detecta anomalías cromosómicas o genéticas antes de implantarlos en el útero. Así, se puede saber si el embrión está afectado o no por una enfermedad monogénica, patologías hereditarias o alteraciones cromosómicas.

Este método consiste en extraer una de las 6-8 células de cada embrión, realizar una biopsia embrionaria y después examinarla genéticamente. Una vez que se analizan y seleccionan los embriones sanos, se lleva a cabo la transferencia al útero a través de un proceso muy simple e indoloro que no requiere anestesia ni preparación previa.

Esta técnica es un alivio para muchas parejas, ya que evita muchos casos de abortos espontáneos, mejora los resultados de la Fecundación In Vitro y aumenta las posibilidades de tener un bebé sano evitando la transmisión de una determinada enfermedad.

Además de utilizarse en mujeres de edad avanzada, el Diagnóstico Genético Preimplantacional lo solicitan personas con enfermedades de origen genético o cromosómico, mujeres con abortos de repetición, con fallos repetidos de implantación o parejas de las que sólo se obtienen embriones con alteraciones morfológicas. ¡Consulta con tu especialista esta opción!

 

¿Hablamos?

Para conocer precios o cualquier otra duda sobre

reproducción asistida, por favor haz clic en: