Master Genética y Reproducción
Salud y Felicidad

Todo lo que necesitas saber sobre Fertilidad e infertilidad, Salud reproductiva, Tratamientos de Reproducción Asistida,...

Premio Mejor Institución Sanitaria

Premio Mejor Institución Sanitaria Ginefiv recibe de la Ministra de Sanidad el premio a la Mejor Institución Sanitaria
Edimsa lo concede por primera vez  a una clínica de reproducción asistida.

Dr. Moisés de la Casa
Biólogo en Ginefiv

El estudio de la infertilidad masculina

laboratorio-andrologia-ginefivEn la actualidad,  el 15-20 % de las parejas presentan problemas en la consecución de un embarazo de forma natural. Y el gameto masculino es el responsable en un 50 % de estos casos de infertilidad.

La infertilidad masculina, en la gran mayoría de los casos, se debe a múltiples factores que pueden haber ocurrido en distintos momentos de su vida,  desde antes de su nacimiento hasta el momento en el que busca descendencia. Por ello, uno de los pilares de la exploración del varón, es la realización de una detallada historia clínica para poder reconocer todos aquellos problemas congénitos, enfermedades en la infancia y pubertad, tratamientos, accidentes, cirugías, hábitos, infecciones etc, que pudieran estar relacionados con la dificultad para conseguir descendencia. Una vez conocidos  los antecedentes, podremos seleccionar de todas aquellas pruebas existentes, cuáles son las más idóneas para cada caso.

Al igual que hay una gran variedad de causas que pueden afectar a la fertilidad de un varón, hay diversas pruebas que nos pueden indicar o guiar en el diagnóstico de dichas causas. Algunas las vamos a realizar con la misma muestra seminal (nos van a dar fundamentalmente información sobre la calidad),  y otras a través de un análisis de sangre.

El seminograma

El seminograma es la prueba básica para evaluar la fertilidad masculina. En ella se estudia el espermatozoide valorando su concentración, vitalidad, motilidad, morfología, características físicas y químicas del plasma seminal, así como la presencia de otras células no espermáticas en el mismo. No es una prueba que nos ofrezca un diagnóstico seguro, ya que existen varones infértiles con seminogramas normales, del mismo modo que  varones fértiles con seminogramas patológicos. Pero este estudio nos aporta datos muy importantes que nos ayudan a orientar de forma segura los cuadros clínicos y los posibles diagnósticos o tratamientos a realizar posteriormente.

Test de supervivencia o REM

Existe otra prueba más completa que además de ofrecernos una valoración de la calidad de la muestra, nos permite valorar su funcionalidad. Se conoce como  Test de supervivencia o REM y consiste en la separación y selección de los espermatozoides de mejor movilidad del plasma seminal y, en función del recuento y supervivencia a distintos tiempos de los espermatozoides móviles seleccionados, nos permite indicar qué técnica de reproducción asistida podremos aplicar: IAH, FIV, ICSI.

En algunos casos tras la realización de alguna de las pruebas anteriores y ante la aparición en los resultados de algunas anomalías, es necesario realizar pruebas adicionales de la muestra de semen como pueden ser un seminocultivo (para descartar una posible infección), host test o técnica del choque hiposmótico (estudia el comportamiento de la membrana del espermatozoide), Imunobeabs, o el MARtest (estudian la presencia de anticuerpos antiespermatozoides), todas ellas irían encaminadas a intentar explicar la causas de las anomalías encontradas en el seminograma o test de supervivencia.

Pruebas genéticas

Además de estas pruebas, que nos van a dar una información general de cómo se encuentra la muestra  y una aproximación a ciertas patologías que pueden causar la infertilidad, hay otras pruebas en semen, más complejas, que valoran al espermatozoide, no desde un punto de vista morfológico o funcional, sino desde un punto de vista genético, es decir, valoran si la información que aporta el gameto al futuro embrión es correcta y no está dañada. Estas pruebas (FISH, Fragmentación del ADN espermático, Estudio de Meiosis) se suelen realizar  en aquellos casos de abortos de repetición, fallos repetidos de TRA sin causa conocida, en pacientes tratados previamente  con quimio o radioterapia, etc. En función de los resultados de estos estudios, se pueden aplicar distintas técnicas correctoras o terapéuticas para solucionar aquellos problemas detectados.

Otras pruebas

Todas aquellas pruebas que no se realizan en la muestra de semen, van encaminadas a intentar determinar la causa de la infertilidad y suelen realizarse en pacientes que presentan muy bajas calidades o bien ausencia total de espermatozoides (Azoospermias). Podemos encontrarnos distintos tipos de pruebas:

-Pruebas de imagen como ecografías (para detectar determinadas patologías como la presencia de Hidroceles, Varicoceles, etc.).

-Pruebas sanguíneas hormonales  (determinación de FSH, LH, Testosterona, etc., implicadas en la formación de los gametos)

-Pruebas sanguíneas genéticas (cariotipo, microdelecciones en el brazo largo del cromosoma Y, mutaciones del gen de la fibrosis quística, etc.).

Con los resultados de estas pruebas vamos a poder dar una información más detallada al paciente de su posible problema, así como las opciones que se nos plantean y posibles riesgos de usar sus gametos.

 

Deja tu comentario