Master Genética y Reproducción
Salud y Felicidad

Todo lo que necesitas saber sobre Fertilidad e infertilidad, Salud reproductiva, Tratamientos de Reproducción Asistida,...

Premio Mejor Institución Sanitaria

Premio Mejor Institución Sanitaria Ginefiv recibe de la Ministra de Sanidad el premio a la Mejor Institución Sanitaria
Edimsa lo concede por primera vez  a una clínica de reproducción asistida.

Dr. Ignacio Lozano
Biólogo en Ginefiv

Infertilidad masculina: La fragmentación espermática

Fragmentación espermáticaLa fragmentación del ADN espermático es una de las causas de infertilidad masculina y uno de los parámetros que se analizan en los principales centros de reproducción asistida. Se trata de la rotura o lesiones en el material genético de los espermatozoides, una alteración que puede estar dificultando la consecución del embarazo incluso en aquellos casos en los que los demás parámetros analizados en la muestra de semen son normales.

Y es que, aunque en casi todos los casos de infertilidad masculina hay un factor clave al que señalar, existe un porcentaje en el cual no se encuentra inicialmente una causa determinada. Se trata de parejas en las que, teniendo el varón una muestra con todos los parámetros normales, los resultados obtenidos tras la utilización de esta muestra no son los que cabría esperar.

La fragmentación espermática: daños en la cadena del ADN

La función del espermatozoide es la de transportar la información genética del padre con el fin de insertarla en el óvulo para la formación del embrión. Esta información va “escrita” en la cadena de ADN. Pero si esta cadena presenta algún daño, aumentan los problemas de infertilidad masculina.

La fragmentación espermática ocurre cuando la molécula de ADN sufre alguna rotura en la cadena. Cuando estas roturas son muchas, y en muchos espermatozoides, la probabilidad de que el espermatozoide que consigue fecundar al ovocito esté dañado, y las probabilidades de que el ciclo vaya mal son mayores.

¿Cuáles son las causas de la infertilidad masculina por fragmentación espermática ?

La alteración en la molécula se debe a multitud de factores: desde haber pasado por un proceso febril hasta problemas anatómicos, como la presencia de un varicocele, pues ambos producen un aumento de temperatura en la zona genital. El efecto de sustancias externas tales como la contaminación, los medicamentos, el tabaco, infecciones… o incuso la edad también influyen.

¿En qué consiste el test de fragmentación espermática?

Los parámetros de las muestras de semen que se analizan habitualmente para diagnosticar la infertilidad masculina en los laboratorios de reproducción asistida no parecen tener una relación clara con la fragmentación espermática. Por eso cuando nos encontramos con algún caso en el que la pareja ha tenido fallos en ciclos previos y no se observa una muestra espermática anormal que pudiera ser la causa, es recomendable realizar un test de fragmentación espermática, para que los ginecólogos y urólogos tengan una perspectiva más amplia del problema ante el cual se pueden encontrar, y cómo podría solucionarse.

Este test analiza el estado en el que se encuentra el ADN de los espermatozoides, localizado en la cabeza de los mismos, y que constituye su carga genética. A mayor número de roturas o lesiones de este material genético, más difícil será conseguir  el embarazo.

En Ginefiv este test de fragmentación espermática se realiza mediante una compleja técnica que, mediante el uso de un citómetro de flujo, analiza de manera pormenorizada la existencia de roturas en las cadenas ADN de una miles de espermatozoides (llegando a analizar mas de 10.000 espermatozoides) lo que da lugar a un análisis muy fiable sobre la calidad de la muestra de un paciente.

¿Qué soluciones existen para los problemas de infertilidad masculina derivadas de la fragmentación espermática elevada?

Ginefiv dispone de una técnica denominada MACS que ayuda a minimizar este problema infertilidad masculina en los tratamientos de reproducción asistida mejorando la probabilidad de conseguir embarazo en las inseminaciones u obtener mejores embriones en los ciclos de FIV.

La técnica consiste en poner en contacto los espermatozoides con unas bolas de acero que se unirán a los que tienen el ADN fragmentado. Se hacen pasar por un filtro imantado, de forma que los espermatozoides con la fragmentación alterada se quedarán unidos al imán y solo pasarán los no dañados. Así conseguiremos una muestra en la que habremos eliminado un número muy alto de espermatozoides con el ADN fragmentado, lo que nos dará mejores resultados en el  tratamiento.

Consulta ya con tu especialista de reproducción asistida todas tus dudas sobre la fragmentación espermática.

 

 

Deja tu comentario