Master Genética y Reproducción
Salud y Felicidad

Todo lo que necesitas saber sobre Fertilidad e infertilidad, Salud reproductiva, Tratamientos de Reproducción Asistida,...

Premio Mejor Institución Sanitaria

Premio Mejor Institución Sanitaria Ginefiv recibe de la Ministra de Sanidad el premio a la Mejor Institución Sanitaria
Edimsa lo concede por primera vez  a una clínica de reproducción asistida.

La Microinyección Espermática (ICSI)

La Microinyección Espermática Intracitoplasmática (ICSI) es hoy en día un gran avance respecto a la Fecundación In vitro convencional. Con una tecnología más compleja, la ICSI permite lograr altas tasas de fecundación incluso en los casos en los que se trabaja con muestras de semen de baja calidad, con las que en condiciones normales no sería posible realizar una FIV normal. ¿En qué consiste esta técnica y cómo puede ayudaros en vuestro caso?

Microinyección espermática: una variante sofisticada de la FIV

La Microinyección Espermática o ICSI es la inyección de un único espermatozoide dentro del citoplasma del óvulo. A diferencia de una fecundación in vitro normal, en la que se ponen en contacto unos 25.000 espermatozoides por cada ovocito dejando que la ferftilización se produzca por sí misma, en la ICSI el biólogo introduce (inyecta) dentro del ovocito un solo espermatozoide vivo, previamente seleccionado de la muestra de semen.

Al ser necesario tan sólo un espermatozoide vivo para cada ovocito, esta técnica, a diferencia de la anterior, cuenta con la ventaja de que se puede realizar con muestras de semen de baja calidad.

Cuando la causa es de origen masculino

Además de aquellos casos en los que se han realizado varios tratamientos de FIV sin resultado de embarazo, la Microinyección o ICSI está especialmente indicada en casos de esterilidad conyugal de origen masculino: oligozoospermia, astenozoospermia, teratozoospermia….

Esto significa que cualquier varón que no sea azoospermico (con ausencia total de espermatozoides), por escaso que sea su número de espermatozoides, es candidato a este procedimiento.

Tecnología más compleja

Si estáis interesados en la ICSI, debéis saber que el proceso sigue los mismos pasos que una FIV convencional. Es decir que las pautas de tratamiento y de incubación son las mismas, con la única diferencia de que la fase de laboratorio es más compleja y precisa de una tecnología más sofisticada.

Por ejemplo, en la ICSI los biólogos hacen uso de un microscopio dotado con un equipo de micromanipulación que permite realizar la microinyección del espermatozoide en el ovocito.

Consulta con tu especialista más detalles sobre esta opción.

 

Deja tu comentario