Master Genética y Reproducción
Salud y Felicidad

Todo lo que necesitas saber sobre Fertilidad e infertilidad, Salud reproductiva, Tratamientos de Reproducción Asistida,...

Premio Mejor Institución Sanitaria

Premio Mejor Institución Sanitaria Ginefiv recibe de la Ministra de Sanidad el premio a la Mejor Institución Sanitaria
Edimsa lo concede por primera vez  a una clínica de reproducción asistida.

Problemas de infertilidad, ¿se lo contamos a familiares y amigos?

 
5 octubre, 2012

Contarlo o no a la familia y amigos. Este es uno de los dilemas a los que se enfrentan muchas parejas tras el diagnóstico de un problema de infertilidad y el comienzo de tratamientos de reproducción asistida. Aunque en realidad se trata de una decisión muy personal que depende de cada pareja, te ofrecemos algunas pautas que os pueden orientar.

En algunos casos puede ser muy positivo comunicarlo a familiares o amigos de confianza, ya que aportándoles la suficiente información, seguramente podamos recibir por su parte un apoyo muy sano. De hecho, a veces, la familia o amigos están tan cerca que incluso podrían convertirse en parte del problema si no se maneja adecuadamente esta comunicación.

En otros casos, en cambio, comunicarlo puede suponer un malestar añadido para la pareja, especialmente si su prioridad es mantenerlo en la intimidad o si su entorno no es el más adecuado para ello. En estos casos, hablarlo con un profesional puede ayudar a la pareja a desarrollar las herramientas adecuadas para hacer frente a las situaciones que puedan aparecer.

En general, nuestra recomendación es comentarlo con las personas de confianza y en un número no muy elevado, ya que el exceso de explicaciones que tengáis que ofrecer podría convertirse en un factor estresante añadido.

Con confianza

Es importante percibir que las personas a las que se lo vamos a contar nos hacen sentir cómodos y por tanto deseamos tener su apoyo. Es decir, que nos ofrecen la confianza suficiente como para poder expresarles la manera en la que deseamos que nos ayuden.

Debéis tener claro que no todas las personas reaccionarán de la misma forma ante la información que les aportéis y que no podréis controlar esa conducta, pero sí tener claro que vosotros decidiréis qué contar y qué no en cada momento, en función de vuestras necesidades.

Es importante, también, recordar que contarlo no debe significar la intromisión en nuestra vida privada, sino un factor de protección. El hecho de que una persona de confianza lo sepa, no significa que debamos dejar de tener control sobre la información que debemos dar y la que no.

Cuando un miembro de la pareja no quiere contarlo…

¿Y qué sucede si tú o tu pareja no estáis de acuerdo en contarlo a nadie?

En estos casos, generalmente se puede llegar a un acuerdo dependiendo de lo negativas que sean las consecuencias para el otro. Siempre se debería respetar el dolor del miembro de la pareja que más se ve afectado, pero esto a la larga puede generar frustración y resentimiento.

Por eso, cuando uno de los dos decide no contarlo, puede ser una buena solución que el que sí necesita hacerlo busque el  apoyo de un amigo íntimo o persona de confianza que no afecte en la pareja, para poder tener una solución alternativa y satisfacer esa necesidad, sin romper, por supuesto, el respeto a la pareja ni la complicidad.

En todo caso, puede ser muy positivo contar con el apoyo de un especialista dedicado a tratar los problemas emocionales derivados de la fertilidad.

 

Deja tu comentario