¡Novedad! Prediagnóstico online, gratuito y sin compromiso

Empezar
¿Se puede mejorar la fertilidad masculina?

¿Se puede mejorar la fertilidad masculina?

20 septiembre, 2013

calidad-espermatozoides Aproximadamente el 40% de los problemas de infertilidad de una pareja son de origen masculino. Y de ellos, el 90% están provocados por la incapacidad de producir espermatozoides en cantidades suficientes. Pero ¿es posible mejorar la calidad seminal y por tanto la fertilidad masculina? En cierto modo sí. Veamos cómo.

Las causas de la infertilidad masculina pueden ser de origen desconocido o estar relacionadas con infecciones o enfermedades que no siempre se pueden controlar, sin embargo existen otros factores externos, relacionados con el estilo de vida y con la alimentación que, si se corrigen, pueden llegar a mejorar la calidad del semen. Toma nota de ellos:

Un estilo de vida saludable

– Reducir al máximo o eliminar el consumo de tabaco, alcohol y fármacos como los  antidepresivos.

– Reducir el estrés.

– Evitar la exposición prolongada a radiaciones electromagnéticas, pesticidas y polución, así como a temperaturas elevadas.

– Evitar el sobrepeso.

– Realizar actividad física regular y fomentar la buena alimentación.

Una alimentación sana

Llevar a cabo una buena alimentación, rica en los siguientes nutrientes, puede ser una buena ayuda:

Calcio: un estudio ha demostrado que el consumo diario de 1.000 miligramos de calcio y de 10 microgramos de vitamina D puede mejorar la fertilidad masculina. Son buenas fuentes de calcio el yogurt, la leche descremada, el zumo de naranja, el queso, el arroz y el tofu.

Vitamina C: Una dieta saludable y variada, con suficiente fruta y vegetales es importante para la salud general. Una deficiencia de vitamina C puede contribuir en la fertilidad espermática reducida.

Zinc: los bajos niveles de zinc, incluso en un periodo corto de tiempo, pueden reducir el volumen de semen y el nivel de testosterona. No hay muchos alimentos ricos en zinc, salvo las ostras. Pero la carne de vaca, el pescado de mar, los crustáceos, los mariscos, el cordero, el germen de trigo tostado y el miso también lo contienen. No obstante, un buen suplemento vitamínico prenatal puede satisfacer la necesidad de este mineral.

Por último, recuerda que el semen tiene un ciclo de formación de unos 70 días y que, por lo tanto, medidas como éstas deberían llevarse a cabo, al menos, en los tres meses previos al comienzo de la búsqueda del embarazo o del tratamiento de reproducción asistida.

 

 

 

Ginefiv