Novedad: Prediagnóstico online gratuito y sin compromiso

Empezar
inseminacion artificial

Fertilidad masculina: ¿se puede mejorar la calidad seminal?

17 julio, 2020

Aproximadamente el 40-50% de los problemas de infertilidad de una pareja tienen factor masculino. Y de ellos, el 90% están provocados por la incapacidad de producir espermatozoides con todos los parámetros seminales con valores normales.

¿Pero, es posible mejorar la calidad seminal y por tanto la fertilidad del varón?

En un 40% de casos, la infertilidad masculina es de origen desconocido y en el restante 60% está relacionada con infecciones, enfermedades de carácter genético, alteraciones en el seminograma, etc.

Pero, además, también existen factores externos relacionados con el estilo de vida y con la alimentación, que pueden afectar a la fertilidad de un paciente y que, si se corrigen, pueden llegar a mejorar la calidad del semen.

El ejercicio intenso, el tabaco o el sobrepeso son algunos ejemplos de factores que pueden perjudicar la calidad espermática. Y, aunque los hombres tienen la capacidad de producir gametos durante más tiempo que la mujer, es cierto que la edad también es un factor que puede afectar.

En ausencia de factor etario, es posible mejorar la calidad seminal adoptando algunos hábitos de vida saludables que permiten cuidar la capacidad reproductiva:

Un estilo de vida saludable
  • – Reducir al máximo o eliminar el consumo de tabaco, alcohol, bebidas azucaradas o con derivados de la cafeína y la teína.
  • – Evitar los ultraprocesados y alimentos poco saludables.
  • – Evitar el consumo de drogas.
  • – Reducir el estrés.
  • – Evitar la exposición prolongada a radiaciones electromagnéticas, pesticidas y polución, así como a temperaturas elevadas.
  • – Evitar el sobrepeso.
  • – Realizar actividad física regular y fomentar la buena alimentación.

 

Una alimentación sana

Es importante llevar a cabo una alimentación equilibrada, basada en una dieta mediterránea que incluya pescados, carnes blancas como el pollo, cereales, legumbres, lácteos bajos en grasas y, sobre todo, frutas y verduras. Todos estos alimentos tienen propiedades antioxidantes y contienen un valor nutricional que puede ayudar a mejorar la calidad del semen.

Además, se pueden incluir suplementos nutricionales a base de calcio, vitamina C, selenio, zinc, ácidos grasos omega 3, coenzima Q10… que ayudan al proceso de formación de espermatozoides y por tanto a mejorar la calidad del semen.

Algunos de estos nutrientes se encuentran naturalmente en los siguientes alimentos:

Calcio: yogur, leche desnatada, zumo de naranja, queso, arroz y tofu.

Vitamina C:  frutas y vegetales

Zinc: carne de vaca, pescado de mar, crustáceos, mariscos, cordero, germen de trigo tostado y miso.

Por último, recuerda que el semen tiene un ciclo de formación de 70 a 90 días y que, por lo tanto, medidas como éstas deberían llevarse a cabo al menos en los tres meses previos al comienzo de la búsqueda del embarazo o del tratamiento de reproducción asistida.

Dr. Moisés de la Casa

Dr. Moisés de la Casa