Ginefiv lanzó la campaña “Cuida tu fertilidad” con motivo del Mes Internacional de la Fertilidad

Calendario fertilidadJunio es el Mes Internacional de la Fertilidad. Actualmente, hasta una de cada cuatro personas en nuestro país puede presentar algún problema a la hora de concebir un hijo. El retraso de la maternidad y el actual estilo de vida están provocando que cada vez haya más casos de infertilidad y que la calidad seminal y ovárica de los españoles esté descendiendo en los últimos años. Por ello, Ginefiv ha lanzado durante el mes de junio la campaña “Cuida tu fertilidad” para promover buenos hábitos y cuidados que ayuden a mejorar la salud reproductiva.

Baja este lema, y a través del hashtag #cuidatufertilidad, los expertos médicos de Ginefiv han ofrecido cada día consejos prácticos en las redes sociales para que la población tenga información de primera mano sobre qué hábitos mejoran la fertilidad o, por el contrario, aquellos que afectan negativamente. Y es que factores como el estrés, el consumo de tabaco, las drogas, o una mala alimentación pueden reducir la capacidad reproductiva tanto de  mujeres como de hombres.
De hecho, una dieta equilibrada y saludable es de suma importancia y se estima que hasta el 12% de la infertilidad primaria es consecuencia de problemas relacionados con el peso. Así, una alimentación mala puede causar anemias, desajustes hormonales e irregularidades en la ovulación de las mujeres. Pero también influye en los hombres: aquellos que ingieren un exceso de carne procesada y lácteos grasos, además de un consumo bajo  de vegetales, muestran peor calidad del semen que aquellos que mantienen una dieta variada, con frutas y verduras, junto con la ingesta de lácteos desnatados.
Incluso el abuso de ciertas sustancias, como el alcohol o la cafeína, también repercuten. Como explica la Dra. Victoria Verdú, coordinadora de ginecología de Ginefiv: “Se ha comprobado que aquellas mujeres que consumen más de 200 ó 300 mg. de cafeína al día tienen menor número de ovocitos reclutado y de embriones de buena calidad”.
Por otra parte, el tabaco produce un efecto nocivo sobre la fertilidad, ya que como confirma la doctora: “El tabaco añade diez años a la edad reproductiva de la mujer, lo que significa que una fumadora de treinta años tiene los mismos problemas que una que no fuma a los cuarenta. Esto implica una peor calidad ovocitaria y embrionaria, así como un incremento de las anomalías cromosómicas”. En el caso de los hombres, fumar provoca “alteraciones en los niveles hormonales, afectando a la calidad y la cantidad del esperma, la movilidad y variaciones en su morfología”.
Incluso algunas sustancias o agentes tóxicos que están en productos cotidianos de nuestro entorno, como plásticos, detergentes o cosméticos, pueden mermar nuestra salud reproductiva. En esta línea, según últimas investigaciones, se está analizando la posibilidad de que las ondas electromagnéticas que desprenden algunos dispositivos electrónicos puedan influir en la calidad del semen, afectando así a la fertilidad masculina.

La importancia de conocer la capacidad reproductiva

Asimismo, esta campaña quiso hacer especial énfasis entre la población femenina sobre la importancia de conocer su estado de fertilidad y las probabilidades reproductivas. Por ello, durante el mes de junio, Ginefiv ofreció pruebas de forma gratuita para conocer el estado y la cantidad actual de óvulos, completando un sencillo cuestionario sobre hábitos de fertilidad.
A través del análisis de la hormona antimülleriana (AMH), un marcador que ofrece información sobre la cantidad de folículos ováricos y la calidad ovocitaria, las usuarias pudieron conocer sus expectativas reproductivas. Como explica la Dra. Victoria Verdú: “Dicha hormona es producida por los folículos de pequeño tamaño en los ovarios, siendo un indicador proporcional del número óvulos disponibles que presenta la mujer a cada edad. De esta manera, podemos conocer si la paciente tiene una baja reserva ovárica para actuar a tiempo”.
Además de esta prueba diagnóstica, para saber más sobre nuestro estado de salud reproductiva es fundamental acudir a revisiones rutinarias con el especialista al menos una vez al año para detectar cualquier problema a tiempo. Los expertos señalan la importancia de realizar un seguimiento del estado del sistema reproductivo a cualquier edad: “Al igual que se realizan citologías, ecografías o valoraciones mamarias, se debería incluir también esta prueba en las revisiones para que la paciente sepa sus posibilidades reproductivas y pueda tomar decisiones sobre postergar o no la maternidad. Además, así podremos detectar cualquier anomalía de una manera temprana y sobre todo alertar en el caso de que tenga antecedentes que pueden afectar a la fertilidad”.

 

Comparte este contenido: