Seis de cada diez mujeres que donan óvulos repiten la experiencia

  • Las donaciones de óvulos han aumentado un 30%, entre otras razones, porque cada vez es mayor el número de mujeres que aplazan el momento de la maternidad
  • Gracias a las donaciones, las mujeres mayores de 40 años multiplican por 7 sus posibilidades de gestación.

 

Estimado/a amigo/a,

 

Son muchas las parejas con problemas de fertilidad cuya última alternativa para tener un hijo es recurrir a la donación de óvulos. Esta opción es posible gracias al acto solidario y generoso de una mujer sana y fértil que decide donar sus ovocitos para que otra pueda cumplir su sueño de ser madre. Las donantes, que suelen desarrollar una gran empatía con las mujeres infértiles en general, sienten una enorme satisfacción al saber que ayudan a otras parejas. De hecho, según datos de la Clínica de reproducción asistida Ginefiv, más del 60% de las mujeres que donan sus óvulos repiten la experiencia.

 

Las donaciones de óvulos han aumentado un 30%, entre otras razones, porque cada vez es mayor el número de mujeres que aplazan el momento de la maternidad. Gracias a estas donaciones, las mujeres de más de 40 años multiplican por 7 sus posibilidades de gestación.

 

En España no existe un límite de veces para que una mujer puede donar, sin embargo establece que son seis los hijos que pueden nacer de los ovocitos que haya donado.

 

Las clínicas de reproducción asistida otorgan una compensación económica a las donantes por las molestias ocasionadas. Sin embargo, el aspecto económico no es determinante a la hora de decidir donar óvulos, son las motivaciones personales las que animan a hacerlo. Muchas de ellas acuden a la clínica porque en su familia o en su círculo de amigos existe algún caso con problemas de infertilidad por lo que en cierto modo, sienten la necesidad de ayudar donando sus ovocitos.

 

Para ser donante de óvulos se deben cumplir una serie de requisitos: tener entre 18 y 35 años, no tener enfermedades ginecológicas ni de transmisión sexual y no tener antecedentes personales o familiares de enfermedades hereditarias graves.

Comparte este contenido: