Valoración de un Seminograma o Espermiograma

La OMS establece una serie de parámetros esenciales a la hora de realizar una analítica seminal, dentro de los que se pueden diferenciar parámetros macroscópicos y microscópicos.

Los parámetros macroscópicos a estudiar serian el aspecto, licuefacción, viscosidad, pH y volumen. Dentro de los parámetros microscópicos cabría destacar la concentración espermática, movilidad, vitalidad, morfología y la presencia de detritos y otros tipos celulares, así como la presencia de aglutinaciones entre espermatozoides.

Del estudio de todos estos parámetros básicos, se puede determinar en cierta medida la funcionalidad de las glándulas sexuales masculinas y por lo tanto nos pueden orientar a establecer determinadas patologías o a predecir la fertilidad del varón. En determinadas situaciones, va a ser necesario el estudio en profundidad de otros parámetros que no se consideran en una analítica seminal básica o espermiograma.

COMPOSICIÓN DEL SEMEN

Solo aproximadamente el 10% del eyaculado proviene del epidídimo y el testículo (espermatozoides), siendo el 90 % restante el líquido seminal que proviene de las glándulas anejas del sistema reproductor masculino (próstata y vesículas seminales).

EXAMEN MACROSCÓPICO

  • Aspecto: el aspecto del semen se valora en función de su color, opacidad o transparencia y la presencia de elementos gelatinosos. Normalmente el semen de un varón es un líquido homogéneo, opalescente y de color blanquecino-amarillento.

    Alteraciones en el aspecto nos puede determinar la presencia de componentes anormales en el eyaculado (Hematospermia: cuando en la muestra hay presencia de hematíes, en la que el color vira hacia un tono rosáceo), así como la variación en la concentración de determinados componentes del eyaculado.

  • Licuefacción: el tiempo de licuefacción normal de una muestra es de aproximadamente 20-30 minutos. Cuando este tiempo es superior a los 60 minutos se considera anormal y se debe reflejar en el informe.
  • Viscosidad: el término de viscosidad hace referencia a la fluidez de la muestra, al igual que con la licuefacción, es necesario que aparezca reflejado en el informe cuando es anormal.
  • pH: el valor del pH nos mide la acidez o alcalinidad de una muestra seminal, siendo su valor normal igual o superior a 7.2. Dado que las secreciones de las vesículas seminales son alcalinas, una variación en el pH de la muestra nos puede indicar determinadas patologías.
  • Volumen: el volumen normal de semen de un eyaculado en humanos, es superior a 1,5 ml e inferior a 6 ml. Este volumen es el resultado de las secreciones de la próstata, vesículas seminales, epidídimo y testículo (solo el 10% de la composición total del eyaculado).

    El volumen del eyaculado puede variar en función de la abstinencia sexual previa, así como de la excitación sexual.

    En determinadas patologías el volumen de la muestra seminal puede estar alterado, tanto por debajo como por encima del rango considerado normal. En el caso de un volumen inferior a 1,5 ml se denomina hipospermia y cuando es superior a 6 ml hiperespermia.

EXAMEN MICROSCÓPICO

  • Concentración: es la cantidad de espermatozoides por mililitro de semen, generalmente medida en millones por mililitro. En el informe del espermiograma debe de aparecer la concentración por mililitro y la concentración total en el eyaculado.

    Una muestra se considera normal cuando la concentración de espermatozoides por mililitro es superior a 15 millones y la concentración en todo el eyaculado es superior a 39 millones. Valores por debajo de estos parámetros determinan lo que se conoce como oligozoospermia.

  • Movilidad: es el estudio del desplazamiento de los espermatozoides, encontrándose distintos patrones de movilidad:
    • PR: espermatozoides con desplazamiento progresivo.
    • NP: espermatozoides con movilidad no progresiva (movimiento “in situ”, sin desplazamiento).
    • IMV: espermatozoides que no presentan movilidad.

    Se considera que una muestra presenta un parámetro de movilidad normal, cuando el valor de PR es superior al 32% y la suma de PR+NP es de 40% (siendo necesario el cumplimiento de ambos requisitos). Cuando no se cumplen estos requisitos se denomina astenozoospermia.

  • Vitalidad: la vitalidad espermática refleja el porcentaje de espermatozoides que están vivos. Este parámetro no siempre ha de coincidir con el porcentaje de espermatozoides inmóviles.

    El valor de normalidad es cuando el porcentaje de espermatozoides vivos es superior al 58%. Cuando es inferior a este valor se denomina necrozoospermia.

  • Morfología: este parámetro hace referencia a la forma del espermatozoide. El espermatozoide se compone de tres partes: cabeza, cuello o segmento intermedio y cola.

    Existen distintos criterios para la determinación de la morfología del espermatozoide y en cada uno de ellos se establece un punto de corte para la determinación de la normalidad. La OMS (2010) establece como recomendable la utilización del criterio estricto de TYGERBERG, considerándose normal cuando al menos hay un 4 % o más de espermatozoides con morfología normal según este criterio. Por debajo de este valor se denomina teratozoospermia.

  • Otros componentes celulares y detritos: en el semen nos vamos a encontrar normalmente otras células distintas a los espermatozoides, como pueden ser células epiteliales, células espermatogénicas y leucocitos.

    La presencia de algunos tipos celulares en exceso nos puede indicar algunas alteraciones o patologías. En el caso de los leucocitos, se considera normal la presencia de menos de un millón por ml. En el caso de encontrase una concentración mayor se denomina leucospermia.

  • Presencia de aglutinaciones: la aglutinación de espermatozoides móviles es la unión de varios de ellos entre sí. Estas uniones pueden ser por la cabeza, por la cola o bien cabeza-cola.

    La presencia de aglutinaciones puede sugerir una infertilidad de origen inmunitario. Si se observan aglutinaciones en un espermiograma básico, es necesaria la realización de otros test más específicos para descartar este posible trastorno inmunológico.

OTROS TÉRMINOS DE INTERÉS

  • Aspermia: ausencia total de eyaculación. En algunas ocasiones esto es debido a eyaculaciones retrógradas (en las que el semen tras el acto sexual pasa a la vejiga urinaria).
  • Azoospermia: es la ausencia total de espermatozoides en el eyaculado. El diagnóstico de azoospermia en el eyaculado, no quiere decir que no se produzcan espermatozoides en el testículo, sino que no hay en el eyaculado.

    Existen distintos tipos de azoospermias y pueden ser debidas a distintas causas, por lo que ante un diagnóstico de azoospermia en un espermiograma es necesario realizar un estudio más en profundidad del varón.

  • Criptozoospermia: es la presencia de una concentración muy baja de espermatozoides en el eyaculado.
 
Comparte este contenido: