TécnicasUnidades de apoyo a la Fertilidad

Unidad de Psicología

Para muchas mujeres y hombres hacer frente a los problemas de fertilidad y a los tratamientos de infertilidad suponen un gran desafío emocional. La infertilidad no sólo puede afectar a la capacidad de quedar embarazada y tener hijos, sino que también puede impactar en casi todas las facetas de su vida, desde cómo se ve uno a sí mismo a su relación con los demás. La gran mayoría de los pacientes que afrontan problemas de infertilidad sufren un estrés con niveles de ansiedad y síntomas depresivos superiores a la media de la población.

¿Cuál es la respuesta normal de las personan que afrontan la infertilidad?

Magnetic Activated Cell Sorting

Existen una serie de emociones predecibles que experimentan muchas personas con infertilidad. Algunos de ellos son:

  • Depresión
  • Ira
  • Ansiedad
  • Frustración
  • Irritabilidad
  • Dolor

La lista anterior puede ampliarse si la persona se esta sometiendo a un tratamiento de fertilidad, ya que tanto la incertidumbre (en la que se genera una “montaña rusa de emociones” que combinan grandes episodios de esperanzas e ilusiones con episodios de desesperación y tristeza) a la que se enfrentan, como los medicamentos de fertilidad que no son ni más ni menos que tratamientos hormonales, afectan de manera directa en las emociones y estrés.

Es común preguntarse "¿por qué a mí?" Sentimientos de culpa y de ira también son posibles consecuencias de la infertilidad. Hombres y mujeres a menudo responden a sus sentimientos de manera diferente, pero, sin duda, ambos sienten el dolor de la infertilidad.

Las mujeres suelen responder ante la infertilidad buscando información y apoyo mientras que los hombres suelen tratar de distanciarse. Estas diferencias, si no se abordan, pueden llegar incluso a dañar la relación de una pareja.

¿Cómo se debe abordar esta situación?

En nuestra opinión, nadie debería afrontar en solitario estos problemas derivados de la infertilidad ya que son difíciles de resolver por uno mismo. Por este motivo es conveniente recurrir a un tercero. A veces nuestra familia o amigos están tan cerca de nosotros que incluso pueden convertirse en parte del problema. Es por este motivo que recurrir a la ayuda de un profesional con la formación adecuada se hace muy valioso.

Por eso, Ginefiv dispone de una unidad de Psicología dedicada exclusivamente a tratar los problemas emocionales derivados de la fertilidad.

¿Cuál es el lado bueno de esta historia?

Muchas personas pueden mirar hacia atrás en su experiencia de infertilidad y ver este período como un tiempo de lucha y de crecimiento personal. Algunas parejas crecieron juntas de forma más estrecha a través de esta experiencia.

Asimismo, la experiencia de otras personas que ya han  necesitado la ayuda de las técnicas de reproducción asistida para lograr su sueño de ser padres y madres, y que conocen bien el proceso tanto técnica como emocionalmente, puede ser de gran ayuda.

Sitios web como Creando una familia ofrecen un apoyo emocional y estratégico, así como servicios de asesoramiento muy útiles durante el proceso.

 
Comparte este contenido: