Todo Sobre Fertilidad

Esterilidad e infertilidad: "El fallo ovárico precoz y la infertilidad"

¿Qué es el fallo ovárico precoz?

El fallo ovárico precoz (FOP), también denominado menopausia precoz o insuficiencia ovárica precoz, está definido como el cese patológico de la actividad de los ovarios de forma prematura (antes de los 40 años), con la consiguiente amenorrea, pérdida de la fertilidad y disminución de la secreción de estrógenos. En general, esto se debe al agotamiento de la reserva ovárica y a que al no haber ovulación, el ovario no produce estrógenos ni progesterona, desapareciendo por consiguiente la menstruación.

Esta patología es precedida, casi siempre, por el llamado "fallo ovárico oculto", que consiste en la insuficiencia ovárica antes de los 40 años, sin síndrome climatérico ni amenorrea, llegándose al diagnóstico mediante la determinación en suero de las hormonas involucradas en el ciclo menstrual.


Fallo ovárico

¿Por qué ocurre?

La mujer al nacer cuenta con un número determinado de óvulos. Durante cada ciclo menstrual aproximadamente unos 30 óvulos comenzarán su maduración aunque habitualmente solo uno de ellos completará este proceso desprendiéndose en las trompas de Falopio durante la ovulación. El resto de los óvulos que comenzaron este proceso no llegarán a ovularse y se perderán en un proceso llamado atresia folicular.

Algunas mujeres experimentan un proceso de atresia folicular muy acelerado lo que conlleva que su vida reproductiva se vea acortada. Algunos factores que explican que se produzca este proceso acelerado de atresia folicular son:

  • Después de operaciones en las que se han extirpado parcialmente o completamente los ovarios.
  • Por alteraciones cromosómicas/genéticas
    • Síndrome de Turner
    • Síndrome de Swyer
    • Síndrome de Insensibilidad a Andrógenos
    • Síndrome Asociado con X Frágil
    • Familiar: el riesgo de desarrollar un FOP aumenta si hay antecedentes familiares directos.
  • Existen enfermedades autoinmunes que pueden asociarse a un fallo ovárico prematuro. El sistema de defensa (autoinmunidad) deja de reconocer al ovario y crea anticuerpos contra el mismo y se produce una aceleración o destrucción de la reserva de óvulos.
    • Disfunción Tiroidea
    • Fallo o Insuficiencia Poligrandular tipo I y II
    • Hipoparatiroidismo
    • Artritis Reumatoide
    • Púrpura Trombocitopénica Idiopática (ITP)
    • Diabetes
    • Anemia Perniciosa
    • Insuficiencia Suprarrenal
    • Vitíligo
    • Lupus Eritematoso Eistémico también llamado LES o Lupus
  • Algunos agentes tóxicos como: tabaco, pesticidas, disolventes, etc.
  • Los tratamientos realizados con radioterapia y/o quimioterapia, sea por cáncer o por otras enfermedades benignas, pueden producir una destrucción de la reserva de óvulos existente. Aunque dependiendo de la edad y de las dosis administradas, puede ser reversible.
  • Defectos enzimáticos/ metabólicos
    • Galactosemia
    • Talasemia Mayor tratada con multiples transfusiones de sangre
    • Hemocromatosis
  • Infección viral

¿Es frecuente?

Se observa en 1 de cada 100 mujeres de menos de 40 años y en 1 de cada 1.000 antes de los 30 años.

¿Qué síntomas se pueden presentar?

Los síntomas no difieren mucho de los que puede presentar una mujer de más de 40 años cuando le desaparece la menstruación, y sus síntomas se deben sobre todo a la falta de estrógenos.

La ausencia de la regla (amenorrea) es lo que más llama la atención en una mujer joven y es el principal motivo de consulta, aunque existen otros síntomas asociados a los bajos niveles de estrógenos son los sofocos, las alteraciones del sueño, las alteraciones emocionales, la disminución del deseo sexual y la sequedad vaginal que puede dar lugar a relaciones sexuales dolorosas.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico se basará en:

  • Historia clínica detallada, interrogando sobre antecedentes familiares de FOP.
  • Exploración física general y ginecológica.
  • Analítica de sangre midiendo los niveles de estradiol (la hormona más producida por el ovario), que estarán disminuidos, y los niveles de hormona folículoestimulante (FSH, producida por la glándula hipofisaria situada en el cerebro), que estarán aumentados como respuesta al estradiol ovárico disminuido. Las determinaciones se repetirán en más de una ocasión para confirmar el diagnóstico.
  • Cuando el fallo ovárico es espontáneo (sin motivo aparente), se indicará efectuar otro análisis de sangre para estudiar los cromosomas (cariotipo).

¿Qué consecuencias tiene el fallo ovárico prematuro en la fertilidad?

Debido a la ausencia de ovulación y a que los niveles de estrógenos están disminuidos, hay un mayor riesgo de desarrollar esterilidad. En estos casos los tratamientos de estimulación de la ovulación no son efectivos. Sin embargo debido a que en algunos casos la alteración no es permanente y puede suceder que el ovario presente cierto grado de actividad de forma intermitente, un 5-10% de mujeres conseguirán el embarazo de forma espontánea aunque lamentablemente no existe ninguna prueba que nos indique si esto va a suceder, ni tampoco si los tratamientos de estimulación de la ovulación serán efectivos.

En caso de que la estimulación no sea efectiva para lograr una gestación, la técnica de reproducción asistida recomendada sería la donación de óvulos.

¿Qué otras consecuencias tiene el fallo ovárico precoz?

  • Osteoporosis: se produce un aumento de la fragilidad de los huesos y por consiguiente un mayor riesgo de fracturas.
  • Enfermedad cardiovascular: Los niveles de estrógenos bajos a una edad joven pueden aumentar el riesgo de ataques al corazón.
  • Depresión: la pérdida inesperada de la función ovárica puede producir cambios en el estado de ánimo en estas mujeres. A veces llega a ser conveniente una visita psicológica para valorar este problema.
  • Enfermedades autoinmunes: es interesante valor periódicamente otras glándulas como la tiroides y la suprarrenal con el fin de detectar alguna deficiencia que puede asociarse al fallo ovárico.

¿Qué cuidados debemos tener?

  • Llevar un estilo de vida saludable: el ejercicio moderado habitual, una dieta rica en calcio y evitar el tabaco y el sobrepeso disminuyen el riesgo de osteoporosis y de enfermedad coronaria.
  • El tratamiento de sustitución hormonal (estrógenos+progesterona) es necesario y siempre recomendable. De esta forma se evitarán los síntomas y consecuencias futuras que hemos comentado. Mejor cuanto antes se inicie el tratamiento y conviene continuarlo hasta la edad en que es más frecuente la menopausia (hacia los 50 años). La terapia hormonal puede ser en pastillas o bien en forma de parche o de crema en la piel; los anticonceptivos no están contraindicados.
  • Solo en los casos en que exista una enfermedad tromboembólica o tras el diagnóstico de un cáncer hormonodependiente este tratamiento estará contraindicado.
  • Atender a la salud mental y emocional: es frecuente que el diagnóstico de fallo ovárico prematuro ocasione ansiedad y depresión de intensidad variable, sobre todo si no se ha cumplido el deseo de ser madre. La ayuda profesional permite encontrar el lugar donde elaborar y organizar los sentimientos que afloran ante este diagnóstico.

Estrés e infertilidad >>

Comparte este contenido: