Rejuvenecimiento ovárico

El tratamiento de rejuvenecimiento ovárico con PRP

En Ginefiv llevamos a cabo este procedimiento a través del tratamiento con Plasma Rico en Plaquetas (PRP). Esta tecnología se utiliza de forma habitual en distintas áreas de la medicina, siendo uno de los pilares de la medicina regenerativa.

Rejuvenecimiento ovárico con PRP

Este método tiene la ventaja de ser más sencillo y seguro que otras estrategias que se han postulado en medicina regenerativa ovárica.

El plasma se obtiene a partir de un simple análisis de sangre de la propia paciente y, una vez procesado, es instilado en sus ovarios a través de un sencillo procedimiento ambulatorio, similar al de la recogida ovocitaria.

Aunque se trata de una técnica de desarrollo reciente, con evidencia aún limitada, los estudios sugieren que el PRP podría activar el ovario aumentando el número de óvulos obtenidos y con ello las posibilidades de embarazo en estas pacientes.

No obstante, es importante señalar que esta técnica no modifica la calidad ovocitaria, ni mejora la tasa de posibles alteraciones genéticas de los embriones.

¿Qué es y cómo se obtiene el PRP?

El Plasma Rico en Plaquetas (PRP) es una cantidad de plasma de la paciente, con una alta concentración en plaquetas, que se obtiene a partir de una simple muestra de sangre.

Tras un proceso de centrifugación de la muestra, las plaquetas liberan una gran cantidad de factores de crecimiento que favorecen la reparación y regeneración de diferentes tejidos. Por ello, su administración directamente en el ovario podría aumentar la concentración de factores de crecimiento y favorecer la activación de los “folículos durmientes”.

¿Cuáles son las principales ventajas de esta técnica?

  • Se utiliza una porción de plasma de la propia paciente con una alta concentración de factores de activación plaquetarios.
  • Tras someterse a un proceso de centrifugación, las plaquetas liberan una gran cantidad de factores de crecimiento, que favorecen la reparación y regeneración de diferentes tejidos.
  • La administración del PRP directamente en el ovario, podría favorecer la activación de “folículos durmientes”.
  • El tratamiento se puede administrar en el mismo momento en el que se extraen los óvulos, y en pacientes que van a ser sometidas a estimulaciones posteriores.
  • Debido a que se utiliza la propia sangre de la paciente, se evitan riesgos de rechazo inmunológico.

Pide cita o consulta con un especialista

Ponemos a tu disposición nuestra unidad de psicología para resolver tus dudas y acompañarte en cualquier momento del tratamiento.

35 años de experiencia
Seguridad garantizada
Asistencia de alta calidad
A la vanguardia tecnológica
Alto porcentaje de éxito
Precios económicos