Todo Sobre Fertilidad

La Esterilidad e Infertilidad: "La infertilidad en los hombres"

La fertilidad masculina es menos complicada que la fertilidad de las mujeres, debido a que el hombre es responsable de menos etapas en el proceso reproductivo. En esencia, la fertilidad masculina depende en gran medida de:

  • el estado de los espermatozoides
  • número de espermatozoides,
  • morfología y motilidad.

Debería saber que...

"Andrología" significa para los hombres lo que "Ginecología" significa para las mujeres. Como parte de los laboratorios de reproducción Asistida, Ginefiv dispone de la técnica más avanzadas en diagnóstico andrológico..

¿Cuáles son las causas más importantes de Infertilidad masculina?

  • Deficiente producción de esperma: El noventa por ciento de los problemas de fertilidad masculina es provocada por la incapacidad de producir espermatozoides en cantidades suficientes. Se denomina Azoospermia cuando no existe producción de espermatozoides, mientras que la oligospermia se diagnostica cuando existe producción de espermatozoides pero dicha producción es muy baja.

    Tenga en cuenta que un recuento de espermatozoides bajo, no significa necesariamente que se es infértil. Si los espermatozoides que produce son sanos, bien formados y móviles existen posibilidades de lograr un embarazo ya que basta con uno de ellos para fecundar el óvulo de la mujer.

    El caso más extremo, la ausencia total de espermatozoides en el eyaculado (azoospermia), puede ser debido a un bloqueo en el epidídimo o vaso deferente, o un problema con la producción real de los espermatozoides en los testículos. Esto puede ser superado por microcirugía mediante extracción quirúrgica de los espermatozoides directamente de los testículos mediante un procedimiento que denominamos TESA para posteriormente fecundar artificialmente los óvulos en el laboratorio de fecundación in Vitro empleando para ello una técnica denominada ICSI (o microinyección espermática).
  • Varicocele: Una vena varicosa en torno a uno de los dos cordones espermáticos pueden causar una acumulación de sangre en los testículos, lo que, a su vez, provoca que la temperatura aumente en esta área. Las temperaturas más altas disminuyen la producción de esperma y puede conducir a la disminución de la infertilidad.
  • Infecciones: es frecuente que los varones con problemas de fertilidad muestren algún signo de infección de sus órganos reproductivos. La presencia de anticuerpos antiespermáticos, que atacan y destruyen los espermatozoides, son generalmente un buen indicador de que una infección está presente. De estas infecciones, la Chlamydia Trachomatis es las más común y las más grave. Estas enfermedades se transmiten sexualmente y pueden dañar el epidídimo y el conducto deferente en el varón. Estas infecciones usualmente se tratan con un antibiótico.
  • La obstrucción ductal: Consiste en el bloqueo o daño a los tubos espermáticos que normalmente es causado por una enfermedad de transmisión sexual, infecciones, o una anormalidad congénita.
  • La disfunción eyaculatoria: Estos trastornos se caracterizan por la incapacidad del hombre de lograr una eyaculación en la vagina durante el acto sexual. La impotencia o la incapacidad para mantener una erección durante el coito, puede ser causada por una dieta alta en grasas (depósitos grasos que obstruyen las arterias del pene), por medicamentos utilizados para tratar la presión arterial alta, y por el daño neurológico causado por la diabetes.
  • Otros trastornos: Otros trastornos que pueden causar infertilidad masculina incluyen el desarrollo anormal o daños en los testículos (causada por trastornos endocrinos o inflamación), los trastornos de las glándulas accesorias, los trastornos del coito, la exposición a dietilestilbestrol (DES), un estrógeno sintético utilizado entre los años 1950 y 1960 que causaron quistes en el tracto reproductor masculino, y los testículos no descendidos.

El análisis de semen

  • A. Pruebas Diagnósticas Rutinarias
    • Seminograma: El seminograma también denominado espermiograma pretende evaluar parámetros del eyaculado obtenidos mediante masturbación. Estos parámetros se establecen a dos niveles macroscópicos y microscópicos. Los parámetros macroscópicos son: aspecto, licuefacción, viscosidad, Ph, volumen y color. Los parámetros microscópicos son: concentración y número total de espermatozoides, movilidad y vitalidad espermática, morfología espermática y presencia de aglutinación (anticuerpos antiespermatozoides)

      En el año 1980, la Organización Mundial de la Salud (OMS) elaboró un manual para la realización de análisis seminales estableciendo las directrices de estos y dictando criterios de normalidad. Este manual se revisó en el año 1999 y se actualizo en el año 2002 por la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología (ESHRE).

      Es importante destacar que no quiere decir que las parejas que no cumplan estos requisitos no puedan quedarse embarazadas, sólo significa que las posibilidades de embarazo se reducen.
    • Test de Supervivencia: El test de supervivencia o capacitación espermática evalúa, además de los parámetros ya mencionados en el seminograma, la supervivencia espermática y el movimiento de los espermatozoides en cultivo tras haber sido capacitada. De manera adicional se evalúa la presencia o ausencia de contaminación bacteriana en la muestra capacitada.

      ¿En qué consiste la capacitación espermática?

      La capacitación espermática se define como los cambios fisiológicos que sufre un espermatozoide para adquirir la capacidad de fecundar un óvulo. Los espermatozoides adquieren esta capacidad fecundante en el aparato reproductor femenino, cuando se encuentran atravesando el moco cervical. La capacitación espermática también se puede alcanzar de manera artificial en el laboratorio mediante dos técnicas diferentes: swim-up y gradientes de densidad. Mediante estas técnicas se separan los espermatozoides del líquido seminal consiguiéndose los de mejor movimiento y morfología. El resultado de la capacitación mediante estas técnicas se denomina REM (recuento de espermatozoides móviles) y cuya unidad de medida es el número espermatozoides móviles rectilíneos por mililitro de eyaculado.
  • B. Pruebas Diagnósticas Avanzadas
    • Test de Fragmentación: Es un test que analiza las roturas o lesiones del material genético del espermatozoide. A mayor número de roturas peor pronóstico para conseguir embarazo. La razón principal por la cual se recomienda este tratamiento es porque el DNA del espermatozoide suele fragmentarse después de salir del testículo a su paso por el epidídimo, que es donde se almacenan los espermatozoides antes de ser eyaculados. Estaría indicado en los siguientes casos:
      • Baja tasa de fecundación, embriones de baja calidad, fallo repetido de embarazo, aborto de repetición.
      • Varicocele.
      • Infecciones genitourinarias.
      • Mayores de 45 años.
      • Fumadores y personas expuestas a tóxicos ambientales.
      • Exposición a altas temperaturas (fiebre).
      Cuando la prueba de fragmentación del DNA espermático está alterada, se recomienda utilizar espermatozoides testiculares en lugar de espermatozoides de eyaculado en el momento de la Fecundación in Vitro. Esto implica realizar una técnica llamada TESE o TESA que consiste en una pequeña aspiración directamente del testículo.
    • FISH en espermatozoides: Cualquier célula somática (no reproductiva) del cuerpo humano tiene 23 pares de cromosomas, es decir, 2 copias de cada cromosoma. En cambio, los gametos humanos (espermatozoides y óvulos) para ser cromosómicamente normales deben tener 23 cromosomas, es decir, una única copia de cada cromosoma. El FISH (hibridación in situ fluorescente) en espermatozoides permite estudiar el número de cromosomas que tienen los espermatozoides en una muestra de semen, informando si presentan o no una dotación cromosómica correcta y evaluando, en consejo genético, el riesgo de transmisión de estas anomalías a la descendencia. Su principal inconveniente es que en casos de Oligo-Astenozoospermias severas su realización es difícil por la baja concentración espermática. Esta prueba se indicará en los siguientes casos:
      • Fallos de implantación.
      • Abortos de repetición.
      • Embarazo previo con una cromosomopatía.
      • Pacientes sometidos a quimio o radioterapia.
      • Pacientes con Oligo o Teratozoospermia severa.
    • Estudio de Meiosis: La meiosis es el proceso por el cual las células madres de los espermatozoides (o espermatogonias) reducen su dotación cromosómica a la mitad; es decir, pasan de 46 a 23 cromosomas, que son los que forman cada espermatozoide. Un problema en este proceso lleva un mayor o menor número de cromosomas de lo normal lo que puede dar lugar a embriones portadores de anomalías que pueden no embarazar, dar lugar a un aborto de primer trimestre o al nacimiento de un niño portador de alguna alteración. El inconveniente de este estudio es que se lleva a cabo sobre espermatozoides obtenidos mediante biopsia testicular.
    • Microdeleciones en el cromosoma Y:Existen evidencias de que la espermatogénesis está controlada por ciertos genes que se encuentran en la región eucromática del brazo largo del cromosoma Y. Microdeleciones de estas regiones, que se encuentra dividida en tres locus no solapados, como AZFa, AZFb, AZFc están relacionadas con azoospermias y oligozoospermias severas. Debido al coste de la misma, las limitaciones de la propia técnica, y que la frecuencia de éstas en varones infértiles se estima en un 7%, se cuestiona la utilización de la misma como método diagnóstico en el paciente de fecundación in vitro. Además su información no nos permite variar el modo de actuación, sólo ayuda a explicar la causa de la azoospermia o criptozoospermia.
    • Pruebas microbiológicas: Cuando existe clínica sugerente de infección de la vía seminal o del tracto urinario el seminocultivo nos confirma la infección, el germen responsable y el tratamiento a seguir. De todas formas esta exploración debe de ser rutinaria ya que con frecuencia se encuentran infecciones subclínicas producidas por micoplasmas y por Chlamydias así como por bacterias inespecíficas que tienen una controvertida participación en la fertilidad. Estas bacterias con frecuencia se encuentran adheridas a las membranas de la cabeza y del segmento intermedio del espermatozoide, dónde podrían provocar alteraciones en la motilidad del mismo, o sobre la integridad del material genético de la cabeza del espermatozoide.
    • Anticuerpos antiespermatozoides (AAE): Es un fenómeno poco frecuente (solo el 4% de varones en parejas estériles) y está relacionado directamente con la esterilidad aunque no existen evidencias de que su tratamiento mejore la fertilidad. Los anticuerpos tipo IgA de la parte secretora se unen al moco cervical, de manera que la presencia de IgA unida a espermatozoides ocasiona una reducción de la capacidad para penetrar en el moco cervical. Los métodos de estudio de AAE en el seminograma son MAR Test y Inmunobead test (IBT).

Edad e Infertilidad >>

 
Comparte este contenido: