Master Genética y Reproducción
Salud y Felicidad

Todo lo que necesitas saber sobre Fertilidad e infertilidad, Salud reproductiva, Tratamientos de Reproducción Asistida,...

Premio Mejor Institución Sanitaria

Premio Mejor Institución Sanitaria Ginefiv recibe de la Ministra de Sanidad el premio a la Mejor Institución Sanitaria
Edimsa lo concede por primera vez  a una clínica de reproducción asistida.

Dr. José Grajera
Biólogo en Ginefiv

¿FIV o ICSI? Qué técnica de reproducción asistida elegir

FIV-ICSILa fecundación consiste en la unión de un espermatozoide con un ovocito para dar lugar al embrión. En el laboratorio de fecundación in vitro contamos con dos técnicas de reproducción asistida para que esta unión se produzca: la fecundación in vitro convencional (FIV) y la microinyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI en inglés).

Hay ciclos, la mayoría, en los que todos los ovocitos se fecundan mediante FIV o todos mediante ICSI, y otros en los que parte de los ovocitos se inseminan y la otra parte se microinyectan (los maduros), en lo que se conoce como técnica mixta y que comienza a aconsejarse ya desde un primer ciclo.

FIV o ICSI: la mejor elección

El día de la punción, el biólogo elige la técnica más adecuada en base a las características de los gametos y al historial previo de los pacientes, pudiendo escoger una técnica diferente a la que se tenía programada en consulta con el fin de garantizar siempre el mejor resultado posible. Por ejemplo, una ICSI puede reconvertirse a FIV si el día de la punción la muestra cumple los parámetros correspondientes en cuanto a número, morfología y motilidad y los ovocitos tienen más aspecto de inmaduros. O al contrario, de FIV a ICSI, si la muestra espermática es de peor calidad que en el seminograma realizado anteriormente.

En principio, una buena elección de la técnica para inseminar, siempre y cuando el semen lo permita, y una buena respuesta ovocitaria (entre 6 y 10 ovocitos maduros), podrían ahorrar un elevado número de ciclos con fallo de fecundación in vitro.

FIV: la técnica más sencilla

A nivel de laboratorio, la FIV es una técnica de reproducción asistida mucho más sencilla que la microinyección espermática. Consiste en unir los ovocitos con una cantidad adecuada de espermatozoides e incubarlos juntos durante 24 horas en un medio de cultivo y en condiciones adecuadas de temperatura, humedad y gases.

El requisito principal para que se pueda realizar esta técnica, es contar con una alta calidad seminal, ya que esto ofrece más garantías de que el espermatozoide sea capaz de fecundar al ovocito por sí mismo.

ICSI: la microinyección

La ICSI consiste en la microinyección de un espermatozoide en el interior de un ovocito, con la ayuda de un microscopio especial, el microinyector.

En este caso, el requisito más importante es que el ovocito esté maduro. Por lo tanto, el paso previo para esta técnica de reproducción asistida es el decumulado o denudado de los ovocitos, que consiste en eliminar las células que los rodean. con el fin de comprobar el estado de maduración de los mismos. Los ovocitos se clasifican en maduros o aptos para la microinyección, e inmaduros; siendo estos últimos de dos tipos: los que podrían madurar in vitro, y por tanto inyectarse aunque con peor pronóstico, y los que no van a madurar en todo el día y no se pueden inyectar.

En este caso será el biólogo el que seleccione el espermatozoide con más capacidad para fecundar, basándose en la movilidad y morfología del mismo.

Primero se ha de inmovilizar el espermatozoide para facilitar su manipulación. En las placas de microinyección se utiliza una sustancia que por su alta viscosidad, ralentiza los movimientos del espermatozoide y su posterior aspiración, facilitando a su vez el manejo en la ICSI. Una vez inmóvil, el espermatozoide está listo para ser inyectado en el interior del ovocito.

El ICSI se realiza en aquellos casos en los que no se puede realizar FIV convencional: factor masculino grave, fallo o baja tasa de fecundación en FIV y en muestras seminales valiosas (muestras congeladas antes de un tratamiento oncológico; muestras obtenidas tras una biopsia testicular o después de un lavado en pacientes portadores de enfermedades infecciosas).

Última tecnología: IMSI y PICSI

Dentro de la microinyección, disponemos de la técnica IMSI, que es un ICSI con espermatozoides seleccionados morfológicamente. Esta técnica se consigue utilizando mayores aumentos para visualizar a los espermatozoides y por lo tanto la selección de los mismos es mucho más precisa. Además, nos permite detectar la presencia de unas estructuras, las vacuolas intranucleares del espermatozoide, que se relacionan con una alta fragmentación del ADN espermático, y por tanto con bajas tasas de implantación y gestación clínica.

Para conocer el grado de fragmentación del ADN, es necesario hacer un análisis previo que valore la cantidad de daño en el ADN de los espermatozoides.  Por lo tanto, en un intento de mejorar los resultados obtenidos tras la fecundación, se indica la realización de esta técnica a pacientes con bajas tasas de fecundación en ICSI, y alta fragmentación del ADN espermático.

En Ginefiv también realizamos la técnica PICSI, que es un ICSI fisiológico. Esto quiere decir que la selección de los espermatozoides ya no depende del biólogo, sino de la capacidad que tienen estos de unirse a una sustancia sintética, que tiene las mismas propiedades que el ácido hialurónico que se encuentra en el ovocito de forma natural. Los espermatozoides unidos a esta sustancia son los más maduros y por lo tanto los que tienen mayor capacidad de fecundar al ovocito. Esta técnica está indicada para aquellos pacientes que presenten un estudio previo que valore el grado de inmadurez de los espermatozoides y cuyos valores estén por encima de los valores normales.

Las ventajas de la técnica mixta en reproducción asistida

La técnica mixta, o realización conjunta de una técnica FIV-ICSI en el mismo ciclo, presenta varias ventajas. Por un lado, disminuye el riesgo de tener un fallo de fecundación si alguna de las dos técnicas no funciona. Por otro lado, en el caso de que fuera necesario realizar un nuevo ciclo, nos facilitaría la selección de la técnica más adecuada basándonos en los resultados del ciclo previo. Normalmente, esta técnica se indica cuando existen dudas sobre la capacidad de fecundación de los espermatozoides y en función del aspecto que presentan los ovocitos obtenidos en la punción ovárica.

Comentarios
  1. Visitante >   22 julio 2014 a las 14:15 #

    buenísimo!!!
    por que dan la esperanza de ser padres a quienes lo desean que por una u otra circunstancia no lo pueden lograr

  2. Visitante >   22 julio 2014 a las 14:16 #

    buenisimo!!!

  3. Ginefiv >   22 septiembre 2014 a las 13:31 #

    Gracias Yolibeida, nos alegra que te haya gustado el artículo. Un saludo.

  4. Visitante >   16 noviembre 2015 a las 8:31 #

    Gran artículo informativo sobre la última tecnología aplicada a la reproducción asistida, en este caso para la búsqueda de la mejor manera para que una fecundación in vitro dé mejores resultados :)

  5. Visitante >   17 marzo 2016 a las 11:10 #

    Me encanta vuestra página y desearía que abrieseis alguna clínica en Valencia. Voy a contactar con vosotros para explicaros mi caso.

  6. Visitante >   30 marzo 2016 a las 13:27 #

    Hola buenas. Tengo una duda acerca de estas técnicas. ¿La muestra de espermatozoides se obtiene el mismo día que se realiza la fecundación? Es decir, si el día que se tiene que unir el óvulo y los espermatozoides, mi marido no puede llevar la muestra porque esté fuera de viaje, ¿Se puede llevar unos días antes? ¿Serían válidos entonces los espermatozoides?
    Muchas gracias.

  7. Visitante >   16 julio 2016 a las 17:22 #

    Gracias a la información tan detallada,fácil de entender, me siento esperanzada y con deseos de intentarlo.


Deja tu comentario