Reproducción asistida

Hibridación In Situ Fluorescente

La hibridación in situ fluorescente (FISH) en espermatozoides es una técnica que revolucionó la citogenética clásica, al aplicar conocimientos de biología molecular. Consiste en un análisis genético de los gametos masculinos, que nos ayuda a elegir la técnica de reproducción asistida más adecuada en determinados pacientes.

Hibridación in situ fluorescente

Gracias a la hibridación in situ fluorescente (FISH, por sus siglas en inglés) podemos estudiar el material genético de los gametos masculinos mediante el uso de unas sondas fluorescentes que se unen específicamente a un determinado cromosoma y mediante las cuales podemos visualizar el número de estos en cada uno de los espermatozoides del eyaculado.

El análisis del eyaculado mediante la hibridación in situ fluorescente (FISH) nos permitirá determinar los niveles de espermatozoides con dotación cromosómica anómala y valorar si superan o no los límites de normalidad.

El estudio de los cromosomas

Cualquier célula somática del cuerpo humano tiene 23 pares de cromosomas, es decir, dos copias de cada cromosoma. En cambio, los gametos humanos (espermatozoides y ovocitos), para ser cromosómicamente normales, deben tener 23 cromosomas, es decir, una única copia de cada cromosoma. Para poder reducir su dotación cromosómica a la mitad, se requiere de un complejo proceso de división celular llamado meiosis. Si este proceso no se lleva a cabo correctamente, los cromosomas no se repartirán de forma equivalente y se formarán gametos con anomalías cromosómicas.

En el FISH de espermatozoides se analizan habitualmente 5 cromosomas: los cromosomas sexuales (X e Y) y los cromosomas 13, 18 y 21. Este estudio se puede ampliar a otros cromosomas si la historia clínica así lo recomienda. El número de espermatozoides analizados es habitualmente de 2.000.

¿Cuándo está indicada la prueba de hibridación in situ fluorescente (FISH)?

Diferentes estudios han relacionado los casos de baja calidad seminal con un porcentaje elevado de anomalías cromosómicas en los espermatozoides. Por esta razón, es recomendable realizar una hibridación in situ fluorescente (FISH) en aquellos pacientes con un número bajo de espermatozoides: oligo o teratozoospermia severa. Sin embargo, al mismo tiempo el principal inconveniente en estos casos es su realización, dado que la baja concentración espermática dificulta la realización de la prueba.

La hibridación in situ fluorescente (FISH) está indicada también en los siguientes casos:

  • Fallos de implantación
  • Abortos de repetición
  • Embarazo previo con una cromosomopatía.
  • Pacientes sometidos a quimio o radioterapia.

El resultado obtenido de la hibridación in situ fluorescente (FISH) ayudará a los profesionales a elegir la técnica y tratamiento de reproducción asistida más adecuado en cada caso.

Pide cita o consulta con un especialista

Un especialista resolverá tus dudas sobre la Prueba FISH y si puede ser recomendable en tu caso.

30 años de experiencia
Seguridad garantizada
Asistencia de alta calidad
A la vanguardia tecnológica
Alto porcentaje de éxito
Precios económicos