¡Novedad! Prediagnóstico online, gratuito y sin compromiso

Empezar
chica embarazada

Buscando el embarazo: cómo aumentar las posibilidades

1 julio, 2018

Categoría

Buscar un embarazo es un proyecto único e ilusionante en el que, con frecuencia, surgen dudas sobre la fertilidad si tras los primeros meses no se consigue la gestación. Es conveniente recordar que se trata de un proceso muy complejo y que la probabilidad de lograr un embarazo en un ciclo menstrual es de aproximadamente un 20-25 % entre los 20 y los 30 años (y que este porcentaje se reduce rápidamente con la edad).

Por este motivo, antes de plantearte acudir a un especialista de reproducción asistida, te recomendamos que sigas algunos consejos para mejorar las posibilidades de embarazo.

 

Cuándo es más probable quedarse embarazada

 

Mientras que los espermatozoides pueden sobrevivir en el aparato reproductor femenino aproximadamente de tres a cuatro días, el óvulo tiene 24 horas para ser fertilizado desde el momento de la ovulación. Por tanto, la mayor probabilidad de embarazo se produce cuando una pareja tiene relaciones sexuales uno o dos días antes de la ovulación y un día después.

 

Métodos y consejos para conocer tus días fértiles

 

Los métodos y consejos que te ofrecemos a continuación van encaminados en su mayoría a determinar de manera natural los días más fértiles de tu ciclo menstrual (el día de la ovulación) y, por tanto, más propicios para que ocurra un embarazo.

Asimismo, Ginefiv pone a tu disposición la aplicación gratuita para móviles «Quédate Embarazada», para ayudar a maximizar las probabilidades de lograr un embarazo por medios naturales a través de un sencillo calendario de fertilidad.

 

Test de ovulación

 

Consiste en la utilización de un test de ovulación (que se vende en farmacias) para detectar el aumento de la hormona de la ovulación LH entre 24 y 36 horas antes de la ovulación. Identifica los mejores dos días para concebir en un ciclo determinado. Mantener relaciones el día del test positivo y el día siguiente, te ofrece las máximas posibilidades de concebir.

 

Medición de la temperatura basal

 

Este método consiste en determinar la temperatura basal corporal a lo largo del ciclo menstrual. En un ciclo menstrual normal de 28 días, la ovulación tiene lugar, por regla general, el día 14 del ciclo. Pero es posible tener ciclos más cortos o más largos. La mecánica es sencilla. Cada día, al levantarte, te medirás la temperatura basal corporal y la irás apuntando en una gráfica o en tu calendario de fertilidad. Siempre te medirás la temperatura basal en el mismo sitio y con el mismo termómetro.

De este modo detectarás el pico de temperatura que provoca la ovulación. Este pico se basa en el hecho de que la hormona progesterona aumenta la temperatura basal corporal de 0,2 a 0,5 grados centígrados antes de la ovulación. Dos o tres días posteriores a la ovulación, la temperatura basal puede elevarse entre 1 y 1,5 grados centígrados, y se mantendrá de esta manera hasta el próximo periodo menstrual.

Si en esta etapa te quedas embarazada, esa temperatura basal se mantendrá durante todo el embarazo. Los días fértiles abarcan unos días antes y después de la ovulación. Éste es un método efectivo, aunque hay varios factores que pueden alterar su medición exacta. Además, es importante tener en cuenta que las curvas de temperatura basal en algunas mujeres son difíciles de interpretar, sobre todo en tiempos de estrés o enfermedad.

 

Método del moco cervical

 

Otro método natural para determinar los días fértiles de la mujer es la determinación del moco cervical. Aproximadamente seis días antes de la ovulación, las células del cuello uterino producen moco cervical con determinadas características: acuoso, elástico, parecido a la clara del huevo cruda y, si lo sitúas entre el pulgar y el dedo índice, podrás estirarlo hasta formar un hilo delgado antes de romperse.

El último día en que tienes sensación de lubricación es el día más fértil del ciclo, y es en esta fecha cuando hay más posibilidades de embarazo. La sensación de lubricación puede durar uno o dos días más, indicando que todavía tienes altas posibilidades de quedarte embarazada. Después de la ovulación (el óvulo permanece viable unas 48 horas), tendrás una menor sensación de lubricación vulvar, que se caracteriza por un moco adherente y seco.

 

Calendario coital o sexual

 

Una mujer normalmente ovula 14 días antes de que le llegue el periodo. Si una mujer tiene un ciclo regular de 28 días, la ovulación tendrá lugar hacia la mitad del ciclo (14 días después del primer día de su período). Si el ciclo es más largo, digamos 34 días, la ovulación se produce alrededor de día 20 (no la mitad del ciclo) como regla general la fórmula sería duración del ciclo menstrual menos 14.

Puede ser de gran ayuda registrar en un gráfico, durante un par de ciclos, para poder establecer con mayor aproximación los días fértiles en su ciclo menstrual:

  • Día de inicio de la regla
  • Días con relaciones sexuales
  • Días y cambios en las características del moco cervical

 

Mantener relaciones sexuales de forma regular

 

Sabiendo que los espermatozoides pueden sobrevivir dentro de una mujer durante varios días, si una pareja tiene relaciones sexuales con regularidad (dos a tres veces por semana) incrementará la probabilidad de que haya espermatozoides en el momento de la ovulación.

Es un mito que los hombres deban «guardar abstinencia de relaciones sexuales». Los largos períodos de abstinencia (superiores a 8-10 días) pueden conducir a una disminución en la calidad del esperma al aumentar la cantidad de espermatozoides anormales y muertos en el eyaculado. Por el contrario, la frecuencia sexual excesiva es causa de presencia de espermatozoides inmaduros.

Nuestro consejo es tener relaciones sexuales dos o tres veces a la semana, no importa en qué momento del ciclo se encuentre una mujer. Después de la relación sexual, no deben realizarse duchas vaginales.

No han de utilizarse cremas o lubricantes vaginales durante las relaciones sexuales, ya que puede poner en peligro la supervivencia de los espermatozoides en la vagina.

 

¿Cuándo debemos plantearnos acudir a una clínica de reproducción asistida?

 

Se recomienda acudir a una clínica de reproducción asistida cuando:

  • Mujer menor de 35 años: Tras 1 año de relaciones no protegidas con ausencia de gestación.
  • Mujer mayor de 35 años: Tras 6 meses de relaciones no protegidas con ausencia de gestación.

Ginefiv