Todo Sobre Fertilidad

El proceso reproductivo: 'La reproducción en las mujeres'

Un poco de anatomía para situarnos

La vagina o colpos es un conducto fibromuscular elástico, que se extiende desde el vestíbulo vaginal hasta el cuello uterino o cérvix uterino. La función de este órgano femenino es la de recibir el pene durante el coito y servir tanto de conducto de salida de la menstruación como de canal (inferior) durante el parto.

El útero, también denominado matriz o seno materno, es el órgano donde se produce la gestación. Es el órgano de mayor tamaño del aparato reproductor femenino. Es un órgano muscular, hueco, en forma de pera, situado entre el cuello uterino y las trompas de Falopio que se encuentra forrado en su interior con una membrana denominada el endometrio.

Las trompas de Falopio son conductos musculares que conectan al útero o matriz con los ovarios.

Los ovarios son dos órganos del tamaño de una nuez y es la parte del órgano reproductor femenino responsable de producir y secretar las hormonas sexuales y óvulos. Son estructuras con forma de almendra, con medidas de 1x2x3 cm en la mujer fértil (aunque su tamaño varía durante el ciclo), y un peso aproximado de unos 6 a 7 gramos, de color blanco grisáceo, fijados a ambos lados del útero por los ligamentos uteroovaricos y a la pared pelviana por los infundíbulos pelvianos. Los ovarios femeninos son el equivalente a los testículos masculinos.

PROCESO REPRODUCTIVO

Los óvulos

Los óvulos son las células sexuales femeninas (o gametos femeninos). Son células microscópicas (de unas 80 micras) aunque mucho más grandes que los espermatozoides), esféricas e inmóviles.

Cada mes (cada 28 días aproximadamente), desde la pubertad hasta la menopausia, varios óvulos comenzaran a madurar en los ovarios dentro de pequeños "quistes" llenos de líquido denominados folículos primordiales, en un proceso que se denomina ovogénesis. Sólo uno de estos folículos (que contienen un óvulo) se convertirá en dominante, mientras que los demás se atrofiarán y serán absorbidos por el propio ovario, no pudiendo ser reutilizados en el futuro.

Aproximadamente hacia la mitad del ciclo menstrual de la mujer, el folículo dominante liberará un solo óvulo durante el momento de la ovulación, que viajara por la trompa de Falopio en dirección al útero.

La reserva ovárica

La cantidad de óvulos, o lo que viene a ser lo mismo, de folículos primordiales de que dispone una mujer se denomina reserva ovárica y esta viene determinada desde antes de su nacimiento. De hecho, el momento en que mas folículos primordiales tendrá una mujer (cerca de 7 millones de folículos) tendrá lugar 20 semanas antes de su nacimiento.

A partir de ese momento, el número de folículos se ira reduciendo en número, y estos no serán sustituidos por nuevos, contando con aproximadamente 2 millones de folículos primordiales el día de su nacimiento y con cerca de 400.000 en su primera menstruación.

En el momento actual, la valoración de la reserva ovárica de una mujer es de vital importancia para un especialista en reproducción, de cara a evaluar el pronóstico reproductivo de una paciente. Dicha valoración se realiza a partir de datos de extrema utilidad como el recuento de folículos antrales por ecografía de alta resolución, y la valoración hormonal a partir de hormonas como la FSH o la Hormona Antimuleriana (AMH).

CICLO MENSTRUAL

El ciclo menstrual y la ovulación

La glándula pituitaria en el cerebro se encarga de producir y dosificar las hormonas que controlan la secuencia de acontecimientos que conducen a la ovulación. Las dos hormonas que regulan este proceso son:

  • La hormona foliculoestimulante (en adelante FSH)
  • La hormona luteinizante (en adelante LH)

La manera en que se liberan estas hormonas, permite dividir el ciclo menstrual en tres fases:

  • Fase folicular: Comienza el día 1 del ciclo menstrual, o lo que es lo mismo, el primer día de sangrado menstrual. La FSH comienza estimulando el desarrollo de varios folículos, pero como los niveles de FSH caen gradualmente en un ciclo natural sólo un folículo será dominante y pasará a producir un óvulo maduro. Los folículos no dominantes son absorbidos por el ovario y no podrán ser reutilizados en ciclos posteriores (es decir se pierden). El folículo en desarrollo, de manera adicional, secretará estrógenos que tiene entre otras funciones, por ejemplo, la de llevar a cabo los cambios necesarios en el moco cervical para ayudar a que los espermatozoides puedan pasar al útero o la de provoca el engrosamiento del endometrio necesario para que se produzca la implantación del embrión. El principal estrógeno que produce el ovario es el estradiol (E2).
  • Fase ovulatoria: Esta fase es corta. Comienza cuando, en respuesta a los niveles en aumento de estrógeno, el nivel de LH aumenta dramáticamente. Este pico de LH provoca la maduración final del ovulo, la ruptura del folículo, y la liberación del óvulo. Esto ocurre normalmente 14 días antes de la siguiente menstruación, o lo que es lo mismo, en el día 14 de un ciclo de 28 días.
  • Fase lútea: Se inicia después de la ovulación. En este punto, el folículo ovárico que ha liberado el óvulo en la fase anterior se colapsa y se solidifica para convertirse en lo que se denomina cuerpo lúteo. Esta estructura es muy importante debido a que produce progesterona que es la hormona que se encarga de transformar y preparar el endometrio, de manera que un óvulo fecundado (el embrión temprano) pueden implantarse y desarrollarse. Si la concepción no se produce, el cuerpo lúteo deja de funcionar el día 26 del ciclo aproximadamente (en un ciclo de 28 días). Sin el apoyo de la progesterona, el endometrio comienza a descomponerse y se elimina en la menstruación.

 

 

La reproducción en el hombre >>

Comparte este contenido: